Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariotag.com/a/145529

La defensa del policía Ramos apuesta al sobreseimiento basándose en una "prueba contaminada"

El sargento Gerardo Ramos se encuentra detenido en el marco de una investigación por posibles vínculos con un detenido luego de un allanamiento realizado en la comisaría Segunda.

Allanamiento en la comisaría Segunda

En el marco de la investigación que se viene realizado en la causa por una supuesta asociación ilícita liderada por el ayudante fiscal Ariel Peña y en la que participarían integrantes de fuerzas provinciales y federales, hay otra causa con características similares que tiene como implicado al sargento Gerardo Ramos luego de un allanamiento realizado en la comisaría Segunda. 

La detención de Ramos se debió a una supuesta vinculación el detenido Néstor Sebastián Fernández Carrizo, por lo que el mismo fue imputado bajo la caratula "asociación ilícita e incumplimiento de los deberes de funcionario público".

Según se despliega de las investigaciones, el sargento participó de la investigación que culminó con el secuestro de unos 44 kilos de cocaína, las cuales se encontraban escondidas en el cielorraso de un departamento de Barranqueras.

Cabe aclarar que el allanamiento que llevó al secuestro de la cocaína había sido ordenado en el marco de la búsqueda del prófugo "Tuli" Carrizo.

La causa continua en marca y por parte de la defensa de Ramos, a cargo del abogado Juan Martín Varas, presentaron un escrito y pidieron la nulidad del acto procesal debido a que consideran que el mismo se dio bajo la utilización de una "prueba nula", haciendo referencia al secuestro del teléfono de Carrizo en el que se había podido encontrar los mensajes que establecían la conexión entre ambos.

El escrito, al cual accedió Diario TAG, hace una cronología de aquel 16 de agosto, día en el que fue detenido "Tuli" debido a un pedido de captura por robo que pesaba sobre él.

"Se labra una primera acta donde se expone que se entrega sin resistencia ante el personal policial, previa comunicación con su abogada defensora, sin especificar nada acerca de una actitud evasiva o de desprendimiento de un teléfono celular", expone el documento.

En esta línea, la defensa de Ramos, haciendo foco en las actas, afirmaron que "surgen dos actas de procedimiento contradictorios, en los cuales se advierte que el teléfono celular secuestrado ha sido remitido conforme cargo de MUIT con 6 días de diferencia, donde resulta imposible saber qué se realizó con el teléfono".

De esta manera, los mismos explicaron que "resulta imposible saber qué pasó con el teléfono por el simple hecho de que el secuestro no fue debidamente resguardado ni siquiera en sobre, no existe hoja de ruta o cadena de custodia". Es así que aseguran que "la prueba no ha sido debidamente resguardada y ha sido contaminada".

"Hay existencia de un vicio que nulifica la prueba", señala la defensa e insiste en las "versiones contradictorias" y la diferencia de 6 días de la revisión del teléfono secuestrado.

Por esto, es que apuesta a la nulidad del acto procesal siguiendo la misma línea de la teoría que el padre del sargento, Horacio Ramos , afirmó a esta medio días atrás.

Hacé click y comentá