Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

Hay mucha gente negativa, que se queja de los problemas, de los inconvenientes, de las piedras en el camino. Y están los positivos, que en vez de quedarse con lo malo que les sucede buscan una solución, una opción para transformar una crisis en una oportunidad.

Como Roy Allela, un joven de 25 años de Kenia, fanático de la tecnología, que decidió crear algo para ayudar a su sobrina de seis años, sorda, a la que le costaba mucho comunicarse con su familia, porque la mayoría no conocía el lenguaje de señas.

¿Qué hizo Roy? Como un Tony Stark de la vida real, armó un guante inteligente que convierte los movimientos de la mano del lenguaje de señas en audio. El sistema se llama Sing-IO, y tiene sensores flexibles en cada dedo, que interpretan cuánto se dobla cada uno para procesar la letra que está generando la persona.

Conectados mediante bluetooth con una app al celular, el sistema convierte las palabras y las lee en un altavoz. "Mi sobrina se pone los guantes, los conecta a su teléfono o al mio, empieza a hacer señas y yo entiendo lo que dice", explicó Allela.

¿Y en sentido contrario? El creador explicó que la nena es muy buena leyendo los labios, así que no tiene problemas en entender lo que su tío o cualquier otra persona le dice. Los usuarios de la app pueden elegir su idioma, género y hasta la velocidad en la que hablan, para lograr hasta un 93% de precisión.

Lo mejor de todo es que los usuarios pueden elegir el diseño de los guantes -hay opciones de princesas y también de Spider-Man-, porque según su creador, si el dispositivo es "canchero", los chicos los van a querer usar todo el tiempo.

Ahora, los guantes de Allela ganaron un premio de la Asociación Americana de Ingenieros Mecánicos. ¿Qué hará con el dinero que ganó? Invertir en mejorar su creación para que sea más efectiva y más personas puedan usarla. Para eso, comparte sus avances en su página Web.

 

 

 

Fuente: TN Tecno

Leer más...