Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128
En la década de los 80 el mundo de los videojuegos comenzó a dar pasos en el camino del progreso, para llegar hasta los productos de nuestros días que son referentes en el sector del ocio. Los inicios de una actividad desconocida como ésta para gran parte de la población mundial se centraron en títulos míticos que fueron y siguen siendo referentes para gran parte de los aficionados gaming de todo el planeta.
 
Street Fighter pasa por ser una de las mayores de culto de la década de los 80, siendo para muchos el mejor videojuego de la historia. A lo largo del tiempo se ha podido contemplar como múltiples versiones de esta creación de Capcom han seguido ofreciendo diversión a raudales a millones de fans en todo el mundo, sin perder la esencia la ópera prima de finales del siglo pasado.
 
El éxito de este juego irradió en la simplicidad de su jugabilidad, así como en unos personajes míticos que eran fácilmente identificables por los gamers. Nombres como Ken, Riu, Blanka o Chun Li, han quedado marcados en la retina de miles de personas en todo el mundo, siendo este hecho un gran punto a favor para la compañía japonesa, a la hora de alcanzar el éxito con sus nuevas versiones, como la versión NetEnt de Street Fighter 2.
 
Pese a lo simple de la dinámica de esta obra maestra arcade, el poder avanzar niveles no es tarea fácil, puesto que los oponentes iban aumentando su dificultad a medida que se iba avanzando en el juego. De hecho, llegaba un punto en el que aparecían nuevos personajes, muy difíciles de vencer y que tenían en ascuas a millones de personas a la hora de buscar la manera de reinar en Street Fighter.
 
Pero no solo este arcade de lucha fue referente en su tiempo. Otros títulos como Pac-Man, Tetris o Metal Slug marcaron un antes y un después en la vida de millones de personas en todo el mundo, siendo los videojuegos más demandados de las máquinas recreativas. Curioso es el primero de los casos, también conocido como el mítico ‘Comecocos’. La facilidad de juego era una de sus señas de identidad, ya que únicamente se debía huir de los fantasmas, mientras el personaje comía el mayor número de bolas para establecer nuevos récords e ir avanzando a niveles de mayor dificultad, en los que la velocidad de la partida y el número de monstruos aumentaban ostensiblemente.
 
Todos estos títulos han marcado el camino para que, en estos días, el sector gaming sea el referente indiscutible del ocio mundial. Las previsiones son muy halagüeñas en esta actividad, puesto que año tras año las cifras económicas generadas y el número de usuarios que caen en sus redes aumentan de manera sostenida, no permitiendo atisbar un techo del ámbito gaming en el medio plazo.
Leer más...
none