Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

El futbolista argentino Emiliano Sala y su piloto estuvieron expuestos a niveles peligrosos de monóxido de carbono antes que su avioneta se estrellara en el Canal de la Mancha, matándoles, de acuerdo con investigadores británicos.

La Piper Malibu, aeronave de un motor, que trasladaba a Sala y David Ibbotson se estrelló cerca de la isla de Guernsey el 21 de enero. Sala, jugaba para el club francés Nantes y viajaba para incorporarse a su nuevo club, el Cardiff City en Gales.

El cadáver del delantero de 28 años fue encontrado entre los escombros dos semanas después. El cuerpo de Ibbotson no ha sido encontrado.

“Los resultados de la prueba de toxicología en la sangre del pasajero mostraron una carboxihemoglobina (COHb), con un nivel de saturación del 58%. COHb es el producto combinado de monóxido de carbono (CO) con hemoglobina, la molécula de proteína transportadora de oxígeno contenida en los glóbulos rojos”, señala en el comunicado División de Investigación de Accidentes Aéreos británica (AAIB, en inglés).

"Cada persona se ve afectada de manera diferente, y hay grupos más vulnerables a los efectos de este gas, como los niños, los adultos mayores y las mujeres embarazadas, o las personas con problemas de corazón o circulatorios. Los primeros órganos afectados son aquellos que consumen más oxígeno: el corazón y el cerebro", explica el doctor Mariano Díaz (MN 100.179), médico pediatra y toxicólogo del Centro Nacional de Intoxicaciones.

El informe de los peritos agrega: “En este tipo de aeronave, la cabina del piloto no está separada del resto del avión y se considera probable que el piloto también hubiera sido afectado por la exposición al CO“.

Leer más...