Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4393128

La resistencia antimicrobiana se transformó en una de las mayores amenazas para la salud mundial, ya que la capacidad que adquieren los microorganismos de resistir al efecto de los medicamentos dificulta la posibilidad de tratar infecciones graves y proporcionar procedimientos médicos estándar.

Por tal motivo, los especialistas llamaron a "interesar a la comunidad" en este tema, ya que puede afectar a cualquier persona, de cualquier edad y en cualquier país.

"Tenemos una gran preocupación en todo el mundo, porque a medida que pasa el tiempo nos estamos quedando sin alternativas de tratamiento para pacientes con infecciones graves", advirtió el infectólogo Francisco Nacinovich, jefe de la Sección Infectología, Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) y médico de Staff de los Centros Médicos Dr. Stamboulian.

En ese sentido, Nacinovich destacó que la comunidad médica se sumó al llamado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a todos los gobiernos para "implementar estrategias concretas para el uso de los antimicrobianos".

"Y en ese sentido, uno de los aspectos importantes es educar a la comunidad, para que sepan que los antibióticos no son drogas que no puedan causar daño que se pueden tomar innecesariamente, que hay que tomarlos cuando hacen falta. Enseñarles a que deben ser bien usados, porque nos está trayendo problemas cotidianos de muy difícil resolución", remarcó el infectólogo.

Políticas, automedicación y tratamientos correctos

El especialista en Microbiologia clínica Fernando Pasteran, profesional Adjunto del Servicio Antimicrobianos, Laboratorio Nacional de Referencia, Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, INEI-ANLIS Dr. Carlos G. Malbrán, aseguró que si la situación queda "tal cual hoy sin llevar a cabo ningún tipo de política. se esperan que para 2050 las infecciones cotidianas sean la principal causa de muerte".

"En 2013, a nivel global, se produjeron 700.000 muertes atribuibles a la resistencia antibiótica, según la Revisión sobre la Resistencia Antimicrobiana (AMR). Para 2050, se esperan 10 millones de muertes convirtiéndose en la principal causa de muerte. Morirá una persona cada tres segundos por la resistencia a los antibióticos", remarcó Pasteran.

No obstante Nacinovich destacó que la automedicación "es un punto crucial que la gente lo toma en cualquier momento para cualquier situación" ya que el acceso a los antibióticos "es muy sencillo y sin receta y eso es gravísimo".

A su vez, el infectólogo brasileño Clóvis Arns da Cunha afirmó que en su país tienen "los mismos problemas que en la Argentina y en el resto de Sudamérica".

"El uso de antibiótico tiene varias características que deben respetarse: diagnóstico correcto, droga correcta, dosis correcta, duración del tratamiento, descalamiento (empezar con antibiótico de alto espectro, y luego cambiar a uno más específico), y el momento correcto de dar antibiótico", añadió el experto brasileño.

Preocupación global por la resistencia a los antimicrobianos

Para la OMS la resistencia antimicrobiana como una de las mayores amenazas para la salud mundial. La preocupación ante la creciente resistencia antimicrobiana llegó inclusive hasta el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), donde en 2016 se presentó una 'Declaración para combatir la resistencia antimicrobiana.

A partir de este acuerdo, compañías y asociaciones de las industrias farmacéutica, biotecnológica y de diagnóstico, pertenecientes a 18 países, se comprometieron a crear un mercado sostenible para los antibióticos, revisando su fabricación y suministro, así como también trabajando en la creación de un marco común para su evaluación y gestión.

Todas las bacterias pueden adquirir resistencia a los antibióticos. Sin embargo, las bacterias Gram negativas son la causa de muchas infecciones y se han convertido en una de las más resistentes a un gran número de los antibióticos disponibles.

Estas infecciones se asocian con un aumento tanto en la mortalidad de los pacientes como en el costo de la atención médica.

En América Latina, las proporciones de resistencia de las bacterias Gram negativas (enterobacterias y no fermentadores) son elevadas.

Los países con mayor incidencia son México, Chile, Argentina y Brasil, según la red de vigilancia de resistencia bacteriana SENTRY, una red de laboratorios alrededor del mundo que monitorea la prevalencia de patrones de resistencia en bacterias causantes de infecciones hospitalarias y de la comunidad.

De acuerdo con una base de datos sobre la eficacia de tratamientos con antibióticos y nuevos patrones de resistencia realizada en más de 60 países, se ha registrado un incremento en la resistencia de algunas bacterias Gram negativas en América Latina, de alrededor de un 14% en 2011 a 29% en 2016.

Fuente: NA.

Leer más...