Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Para algunos, diciembre es el mes para terminar de organizar todo lo pendiente y comenzar el nuevo año sin preocupaciones, otros prefieren cerrar la agenda y tomarse unas vacaciones antes que termine. Cada uno lo vine a su manera, pero lo cierto es que siempre llega cargado. A lo emocional (el cierre de etapas, la necesidad de hacer balances y proyectar) se le suman los compromisos y exigencias (la cena de fin de año del trabajo, el acto de cierre del colegio de los chicos y la organización de la mesa navideña). El fin de año nos llena de estrés.

Los balances son motores que nos ayudan a evaluar si cumplimos o no con las metas que nos propusimos

¿Hay manera de que el último mes del calendario no sea un momento de tanta presión? ¿Hay estrategias para pasarlo un poco mejor? ¿Es bueno hacer balances?

La licenciada en Piscología, Emilia Karanicolas, explica que los balances son motores que nos ayudan a evaluar si cumplimos o no con las metas que nos propusimos y aconseja no hacerlos a fin de año sino mes a mes preguntándonos "¿cómo nos sentimos?", "¿qué deseamos?", "¿cómo lo conseguimos?".

“Cuando llega fin de año termina un ciclo, una etapa que está marcada cronológicamente y como la naturaleza del hombre es cíclica, esto obliga a realizar balances sobre cómo nos fue en el año que pasó. En muchas personas esto acarrea felicidad, orgullo y alegría al ver el cumplimiento de los deseos que a su vez impulsa a desear más y accionar las herramientas propias en la búsqueda de sus deseos. Pero en muchas otras personas trae amargura, decepción y tristeza al ver que no se ha conseguido lo prometido. Hay muchas personas que son tan autoexigentes que nunca llegan a conseguir lo que se habían planteado en un principio”, detalla la profesional.

Exigencias y estrés

Hacer, terminar, visitar, organizar, acomodar, planificar, cerrar, son las acciones –y órdenes- más recurrentes en diciembre. Pareciera que no se puede perder tiempo, las cosas deben quedar resueltas sí o sí, con la sensación de que el mundo termina el 31 a la noche. Este comportamiento, según la especialista, desencadena, estrés, dificultad en las relaciones, angustias, nostalgia por el año que pasó y no vuelve y muchas veces depresión y sentimiento de vacío y soledad.

En esta época del año hay que asistirse a uno mismo, ponerse prioridades y jerarquizar las situaciones y las acciones según el agrado que nos generen y la importancia que tienen en nuestras vidas

Karanicolas recomienda que en esta época del año hay que asistirse a uno mismo, ponerse prioridades y jerarquizar las situaciones y las acciones según el agrado que nos generen y la importancia que tienen en nuestras vidas. Fundamentalmente hay que tener en cuenta que el 1 de enero la vida continua tal y como la veníamos viviendo hasta el 31 de diciembre.

¿Cómo seguimos?

“Hay que parar, sin morir en el intento”, sostiene la licenciada, consultora de emprendedores y directiva coach, Alicia Cartaman, quien recomienda un plan de acción para terminar el año sin enloquecernos y arrancar positivamente el 2015:

-Tomar conciencia de que diciembre es un mes como cualquier otro del calendario, que se repite todos los años a lo largo de nuestra vida.

- Hacer un listado de las tareas habituales, y sólo cumplir con ellas.

- Establecer prioridades entre las tareas extra.

- Identificar los objetivos por un período de tres meses, que abarque diciembre, enero y febrero.

- Tener siempre a mano nuestra check list, revisarla a diario, y tildar las tareas ya realizadas.

“Las culturas incaicas y anteriores a los incas tenían otra cosmovisión del tiempo. Las celebraciones y los ciclos eran de otras dimensiones y asociados a la agricultura. Es allí donde surge la herramienta que considero muy valiosa para nuestro espíritu. Hemos perdido nuestra conexión con la tierra y con valores que nos vinculan con el verdadero propósito en la vida. En la medida que nos conectamos con ese propósito y somos coherentes entre lo que pensamos decimos y hacemos el fin de año será un momento para festejar y compartir”, destaca Cartaman.

(La Gaceta)

Leer más...