Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Tras la reciente publicación de un informe elaborado por científicos de la Universidad de Cambridge y de California en colaboración con investigadores chinos, en el cual advertían que el cambio climático amenaza con disminuir en forma drástica la producción de cebada y por ende la cerveza aumentaría su precio de forma exponencial, desde la Asociación de Cerveceros desmintieron el artículo.

De esta manera, destacaron tres claves: la geografía de la producción de cultivos de cebada cambia con el tiempo, la eficiencia en la producción de cultivos de cebada continúa creciendo con el tiempo y los cerveceros y la industria cervecera ya se están preparando para futuros cambios en el clima.

Detalles de cómo está la producción mundial de cebada y principalmente, lo que sucede en Argentina:

Superficie de cebada

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) proyectó una caída de 6 millones de toneladas en la producción de cebada en el mundo para el nuevo ciclo comercial 2018/19 respecto a la campaña previa.

A su vez, la campaña 2017/18 - ante una retracción del área sembrada, aportó un menor remanente para iniciar el ciclo actual, por lo tanto, la oferta total se retrae 9 millones de toneladas respecto al año previo y 11 millones de toneladas respecto a 2 años atrás, según analizó la Bolsa de Comercio de Rosario en base a los datos oficiales.

Esta reducción se dio principalmente por las condiciones secas y calurosas que predominaron en agosto y principios de septiembre. La falta de agua, combinada con altas temperaturas en periodos claves del cereal, afectó no solo a los rendimientos sino también a la calidad del grano obtenido.

En Argentina llegará al millón de hectáreas, creciendo un 7%, y se augura buenos resultados productivos cercanos a los 4 millones de toneladas de cebada en la campaña 2018/19, marcando un incremento de 300 mil toneladas respecto al ciclo previo.

La mayor producción es acompañada por una mayor demanda. Esto se verifica en las compras anticipadas de la nueva campaña comercial 2018/19 respecto al volumen adquirido el año pasado, a la misma fecha.

En la actualidad, el total de compra de cebada (cervecera y forrajera) supera los 2 millones de toneladas, mientras que el año pasado apenas alcanzaba las 676 mil toneladas. La cebada forrajera para exportación pego un salto significativo, pasando de 163,5 mil toneladas en 2017/18 a más de un millón de toneladas en esta campaña.

La industria tampoco se quedó atrás adquiriendo cerca de 500 mil toneladas más de cebada cervecera respecto al ciclo previo que serán destinados a la fabricación de malta (componente indispensable para la fabricación de cerveza).

En cambio, las compras de cebada cervecera para exportación son levemente superiores al año anterior. En el siguiente gráfico se muestra la evolución de compras del nuevo ciclo comercial 2018/19 de la cebada cervecera y forrajera para la exportación.

Consumo de cebada

La cebada, al igual que otros alimentos, tiene una demanda muy inelástica. La cerveza necesita malta de cebada de calidad. En tanto, el alto contenido energético (similar al maíz) y contenido proteico relativamente superior al resto de los cereales, convierten a la cebada en un grano atractivo para la alimentación animal, informó en su análisis la Bolsa rosarina.

La cebada forrajera se utiliza en Arabia Saudita para la alimentación de camellos, que se crían por su leche, carne, fibras (lana y pelo) y para el transporte, entre otras labores. Sin embargo, las proyecciones marcan unaleve caída en el ritmo de importaciones de este país pasando de 8 a 7,8 millones de toneladas por reemplazo parcial de la cebada en las raciones asignadas a estos animales.

En tanto, una reciente noticia de Reuters indicaba que el sector privado en Arabia Saudita recuperará el papel en el comercio de cebada forrajera luego de dos años durante los cuales fue manejado exclusivamente por el Gobierno.

En tanto China refuerza su consumo de cebada de 4,7 a 5,3 Mt ante el reemplazo del sorgo proveniente de Estados Unidos por las nuevas tarifas arancelarias. Según el USDA las compras del país asiático ascienden en 1,3 millones de toneladas respecto del año anterior, para llegar a un volumen importado de 9,5 Mt.

Precios

Finalmente, la cotización del cereal depende de la evolución de los stocks locales, la producción en los principales países exportadores y del comportamiento comercial de los demás granos forrajeros (en el caso de la cebada destinada a forraje).

Los stocks iniciales de esta campaña son de 0,18 Mt, los más bajos de los últimos 3 ciclos según las cifras oficiales, por lo tanto los compradores necesitaban mercadería. Para ello, las malterías impulsaron la siembra de cebada ofreciendo un plus de hasta u$s 20 la tonelada sobre el precio del trigo a cosecha mediante contratos con los productores.

Los lotes que no cumplen con las condiciones de calidad para la fabricación de malta, se le aplica un descuento y se destinan a exportación con la modalidad de cebada en grano destinada a forraje.

A su vez, los grandes productores del mundo de cebada tuvieron caídas en su producción impulsando el precio FOB de cebada forrajera a u$ 234/t en el mercado de Ucrania.

En el mercado local, el valor FAS para la forrajera tocó los 200 US$/t, y luego bajo a valores cercanos a 180-190 US$/t. Esta alternativa productiva resultó muy ventajosa para los productores de cebada del sur bonaerense ya que la cebada forrajera presenta menores gastos de producción que la cervecera.

Para el próximo ciclo 2019/20, si no hay inconvenientes productivos de gran índole en nuestro país, habría una recuperación de los stocks iniciales. "Queda por ver si surgen nuevos compradores externos que absorban dicho excedente argentino".

Por su parte, el mundo cuenta con los stocks más bajos de cebada de los últimos 23 años abriendo una posibilidad a una mayor inserción de la cebada local en el mercado internacional.

Fuente: Clarín.

Leer más...