Ampliar

Hace pocas horas, trascendió en medios nacionales el testimonio de una mujer que cuenta que fue abusada sexualmente por el Padre Mario, cura jesuita de la Parroquia San Javier, fallecido en 2012.

En diálogo con Miriam Lewin, de Todo Noticias, Cristina que hoy tiene 50 años, relató que en su adolescencia el Padre Mario la preparó en la catequesis y recuerda que trataba temas sobre “mujeres adultas, de la maternidad, del período, de cómo prepararse para las relaciones sexuales”.

A poco de cumplir 15 años, el Padre la citó en la institución religiosa para “una iniciación”, era él quien "la iba a preparar para lo que le iba a pasar cuando fuera grande".

La mujer recuerda cada detalle de los encuentros, que se repetían cada siesta en la parroquia. "Me hacía ir y seguía abusando de mí. Todo empeoró, me trataba como si fuera una adulta con experiencia, penetrándome por todos lados”, contó y señaló que los actos se concretaban “en un banco, en el piso, donde ponen el cáliz".

La mujer quedó embarazada y, aunque su madre se enteró, asegura que “No podía decir que el embarazo era del cura”.

Su historia continuó con altibajos, su hija la repudia y le exige que le diga quién es su padre. Las secuelas no fueron sólo psicológicas, Cristina tuvo un cáncer de útero que la dejó estéril a los 30 años y luego sufrió un infarto que le impide trabajar.

La respuesta de la iglesia

En una carta, la mujer decidió contarle su caso al papa Francisco y a otros destinatarios en el Vaticano y en todo el mundo.

La Catedral de Resistencia la convocó y aunque le dijeron que no tenía obligación de ayudarla, lo harían porque "era indigente y que podía morir en el proceso" por su enfermedad.

Recuerda que una abogada de la diócesis le contestó: "Ahora está de moda denunciar sacerdotes. Le sugiero que vaya y rece mucho, que le pida perdón a Dios".

En la nota, asegura que las chicas que se preparaban para la Misa Blanca, también fueron abusadas.

Relación abuso - poder

"El caso de Cristina se encuadra en la misma relación de abuso de poder que el resto de las víctimas de curas pederastas, que cuentan con el respaldo de la institución religiosa, sea con su silencio, o con el encubrimiento", afirma el abogado Carlos Lombardi, de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico.

Tras el reclamo al obispo católico y luego a la Compañía de Jesús, se le informó que "sería eventualmente evaluado" el reclamo de compensación económica solicitado.

Leer más...