Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

Los padres que llevaron a sus hijas adolescentes hasta la ciudad de Los Telares, cabecera del departamento santiagueño Salavina, para "un rito de sanación" de un autodenominado sanador, dijeron estar muy angustiados porque cada vez más frecuentes los desmayos sin que hasta el momento puedan determinarse las causas.

El grupo de padres de Varas Cuchuna y Carreta Paso, reunidos en una casa particular de la ciudad de Los Telares, cabecera del departamento Salavina, donde llevaron a sus hijas para ser "curadas", compartieron sus incertidumbres con medios locales, aunque solicitaron no ser identificados para mantener a resguardo la integridad de las menores.

"Antes era solamente en la escuela, ahora ya estén donde estén se desmayan", relataron sobre los episodios que padecen sus las adolescentes de entre 17 y 19 años y de los cuales luego afirman no tener ningún recuerdo. Incluso mencionaron que en varias ocasiones efectivos policiales las tuvieron que auxiliar cuando se desvanecieron en la calle.

A partir de esta situación, tratan de acompañarlas en forma permanente: "Siempre andan con las hermanas. Permanentemente estamos con ellas, si salen salimos con ellas. Nunca las dejamos que anden solas. A veces se enferman tres veces al día, de noche también, cuando están dormidas".

Relataron que la primera vez que presenciaron estos episodios fue el 31 de octubre en la fiesta de la Educación Física, con alrededor de cinco chicas afectadas; otra ocasión similar fue en un domicilio particular del paraje Carreta Paso el 9 de noviembre, donde se realizaba un bingo a beneficio de la Primaria. Allí "se enfermaron tres chicas".

Sobre los episodios describieron: "Se desmayan, se tuercen en el suelo, pegan manotazos y patadas al aire. Verlas así es muy triste". "El intendente ha estado, vio todo eso. Ha ofrecido llevarlas a todas a Santiago para hacerlas ver con el médico si hace falta", agregaron.

El intendente de Los Telares, profesor José Alberto Araujo, reveló que fue protagonista de uno de los episodios más intensos de desmayos de alumnas del Agrupamiento 86.166 de Varas Cuchuna, en ocasión de la visita de las autoridades educativas de la provincia."Se siente una impotencia porque uno quiere ayudar de alguna manera, pero no encuentra la forma".

Relató que la experiencia lo afectó particularmente por el caso de una alumna del agrupamiento que no asiste a la sede escolar de Varas Cuchuna sino a otra de un paraje vecino (el agrupamiento nuclea cinco escuelas de la zona), que no tenía nada que ver con esa situación, pero que se desmayó como todas las otras chicas y tuvo que ser trasladada a su casa con la esperanza de que mejorara, pero no fue así.

"Son casos complejos, difíciles, uno no sabe qué hacer, se siente una impotencia porque uno quiere ayudar de alguna manera, pero no encuentra la forma", definía el funcionario su experiencia de estas últimas semanas.

Acerca de las causas del fenómeno, Araujo ensayaba una respuesta: "Hay una cierta cultura instalada en el interior de Santiago del Estero y del país. Por ahí uno mucho no cree y no quiere aceptar esas cosas, pero que hay algo raro ahí, hay algo raro. Son cosas inexplicables".

"A mí me ha tocado estar en la reunión y se han descompuesto los chicos"

Consultado sobre sí él pudo ver por sí mismo los episodios, respondió: "Sí, hacen movimientos raros, convulsión, movimientos extraños, que no son comunes. Conversando con la gente cuentan que hay estas cosas en otros lugares, no en la cantidad, porque son muchas. En ese grupo hay dos varones, que no han sido tan graves, pero que también se han descompuesto y hacían esos movimientos. A ellos les han hecho estudio".

"El problema viene de hace años. Chicos que han pasado por eso, se han curado, pero no se han curado a través de la medicina, se han curado a través de los curanderos. Eso es lo raro y cuesta hablar de eso", agregó.

También en aquellos casos se recurrió a la medicina: "A una chica, que es pariente mía, le han hecho todos los estudios y no tiene nada. Clínicamente estaba bien, hasta tomografía le han hecho. Han ido hasta Añatuya a buscar uno de esos curanderos y la chica ahora está bien. Los profesores le atribuyen a problemas familiares. Para mí no es eso", afirmó contundente.

"Todos sabemos lo que pasa y estamos preocupados", aseveró el intendente. Explicó que "el director de Nivel Secundario, Villalba ha estado reunido con (el obispo de Santiago del Estero) monseñor Vicente Bokalic para ver la parte espiritual".Agregó que se aguardaba "el informe (de los psicólogos) hasta donde yo sé". Sobre este trabajo destacó: "Están haciendo todo lo posible.

Ha venido gente del Ministerio, han traído especialistas. Creo que este viernes viene de nuevo Villalba a la escuela a hacer otra visita".

“Hay muchas sectas”

Por su parte el obispo de la diócesis de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic, aseguró a el Liberal que la Iglesia Católica acompañará "espiritualmente lo que van haciendo las autoridades educativas" al tiempo que exhortó a "bajar los niveles de ansiedad y compañía porque hay muchas sectas y otros tipos de personas que están dando vueltas por ahí también".

Consultado telefónicamente sobre si fue un exorcismo", el obispo fue terminante: "No, no, no. Esto no es exorcismo. Tienen que ser las autoridades educativas, desde su punto de vista, desde lo psicológico, acompañar a la familia, a las personas. Así que, no, no, no hay exorcismo".

Bokalic no descartó que las posibles causas de lo acontecido en la localidad de Varas Cuchuna, y que generó conmoción a nivel provincial y nacional, pudieran ser de origen psicológico.

Fuente: NA.

Leer más...