Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

Encontrar un lugar perfecto para vivir puede ser casi imposible para algunas personas. Siempre hay lugares que no tienen lo que hace perfecto un hogar. Y en otros casos, el lugar perfecto es el que hacemos de el. Es por eso que Jessie Lipskin decidió convertir un colectivo en una casa rodante.


 

El proyecto le tomó tres años en completarse, donde recicló un colectivo GMC de 1966 (el mismo que aparece en Máxima Velocidad) y lo convirtió en un lugar para vivir.

El costo total de refaccionar el vehículo fue de USD $70.000 y actualmente está a la venta.

 

Leer más...