Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4393128

Se trata de Ari Nagel, un donante de esperma conocido en todo el mundo porque fue padre biológico de 33 bebés y, según se cree, de diez más. 

Según comentó el propio protagonista a la agencia The Associated Press, una clínica le informó que el Ministerio de Salud israelí prohibió el uso de su esperma en el país.

Las normas locales establecen las mujeres solo pueden usar donaciones anónimas. Las fuentes del Gobierno indicaron que varias interesadas se habían presentado en los centros de salud para pedir el semen de Nagel y resaltaron que esto "va en contra de las leyes y regulaciones".

Nagel se mostró molesto con esta decisión, ya que -según su declaración- se enteró de casualidad y nunca lo habían notificado oficialmente. En diciembre pasado le habían avisado que podría ser arrestado si continuaba donando en Israel.

 

"El Ministerio de Salud dice: '¿Cómo puedes ser padre de todos estos niños?'. Pero no lo soy", dijo el hombre. "Obviamente no podría ser padre de tiempo completo de todos", aclaró en la entrevista.

El "esperminador" es profesor de Matemáticas en la Universidad de Nueva York. Está casado y tiene tres hijos con su esposa. "Es muy satisfactorio ayudar a tantas familias a crecer", comentó en reiteradas oportunidades.

Pero Nagel no solo se volvió famoso por la gran cantidad de donaciones, sino por el "económico método" que utiliza. El estadounidense se encuentra con su clienta en una confitería y poco después se masturba en el baño ayudándose con las imágenes que mira en su celular. El esperma lo deja en una copa menstrual y después es utilizado por la mujer para colocárselo en el cuello uterino.

Sin embargo, el hombre admitió que en ciertas ocasiones, si hay "química", tiene sexo con ellas. También aclaró que esto no siempre sucede y que muchas veces las acompaña a las clínicas o va a domicilio.

Leer más...