Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

El canal de cable de noticias C5N en boca de todos otra vez. La señal que es propiedad del empresario Cristóbal López vive un buen año, cómo dudarlo. Desde que cambió el gobierno nacional allá por diciembre pasado, y por este esquema de medios de comunicación que en la Argentina parece definir a los canales por su apoyo u oposición al presidente, C5N se convirtió en uno de los polos informativos. Ha crecido su rating y compite más fuerte contra TN, su némesis.

Este canal sigue "sorprendiendo" con sus zócalos. Los zócalos son los títulos que se ven en la pantalla, generalmente debajo de la imagen central, de las notas, los entrevistados o los conductores de los programas. Los zócalos, o títulos simplemente, enuncian la noticia del momento o reproducen alguna declaración de importancia. Son piezas fundamentales en la comunicación de lo que se quiere contar a la audiencia.

El primer hito en este camino de títulos "históricos" de C5N lo habían logrado aquel día del balotaje presidencial, cuando anunciaron aquel "Ganó Scioli" y casi al mismo tiempo el "Ganó Aníbal Fernández". Claro, minutos más tarde, el país supo que nada de eso ocurrió: Scioli y Fernández habían perdido las elecciones.

Digamos que aquello había sido una intencionalidad política, mal intencionada o ingenua, pero no era un error propiamente dicho del titulador. Era una decisión editorial, promovida por los periodistas, que el titulador puso en pantalla.
 

Roberto Navarro dio la noticia, el titulador
la puso en pantalla: papelón histórico.

Repasemos: hay buenos y malos tituladores, pueden verlo en cualquier canal, pero se nota siempre cuando hay errores, no cuando hay aciertos. Los errores son visibles, están expuestos, así es la tele. Cuando el titulador logra un buen título o incluso un gran título, estos pueden pasar desapercibidos. Cuando los títulos son malos cualquiera se da cuenta, y ni hablar de cuando muestran errores ortográficos.

Esta vez, lo de C5N podrá parece que va por el lado de la mala metáfora, pero es sencillamente una pésima elección de las palabras. La palabra "cola", por "hilera" o "fila", al lado de la palabra "recibir" y cerca de la palabra "leche"... da material a los mal pensandos y veloces intérpretes de las redes sociales. 

Sin juzgar la intención del titulador anónimo, la pifió grande y feo. "Colas para recibir leche" en todo el país, y en la pantalla no había vedettes ni nada sugestivo, solo gente haciendo "hileras" en busca de ese producto lácteo llamado leche y conductores de tele expuestos a quedar pegados a la imagen de un mal título. 

Los malos títulos, en cuestión de segundos, ya son parte del panteón de momentos televisivos que se está formando en las redes sociales. Para la posteridad.

 

Leer más...