Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

El riesgo sanitario en las cárceles hizo que muchos presos fueran liberados por orden judicial y se les permitiera cumplir con su condena en sus casas. Este es el caso de Gustavo Guillermo Di Matteo, quien en plena prisión domiciliaria se acercó a su expareja, la mató a puñaladas, se escapó y murió tras sufrir un infarto.

El crimen ocurrió en el domicilio de la calle Felipe Iriart, donde Di Matteo y Sandra Benítez habían convivido junto a la hija que tenían en común. Los vecinos llamaron al 911 al escuchar la violenta discusión, preocupados por los gritos de ella. 

Minutos después, herida por su ex, Sandra fue trasladada al hospital de Campana. Los médicos no pudieron salvarla debido a la gravedad de las heridas. El femicida finalmente huyó y chocó con su auto a otros dos. Fue atendido por el SAME e internado en el Hospital San José, donde finalmente falleció de un infarto.

El asesino había caído preso por las reiteradas denuncias de su expareja por violencia de género. Ya había estado detenido hace un año por los delitos de amenazas, daño, violación de domicilio y desobediencia por el Juzgado Correcional N°2. Sin embargo, fue liberado ante el repudio popular.

Leer más...
none