Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

Johana Maribel Verón iba a relevar a una compañera a la subcomisaría de Villa Hipódromo cuando, literalmente, un auto "le pasó por arriba" y la dejó abandonada en la calle. A la conmoción por la muerte de la mujer policía se le sumó después la sorpresa cuando se conoció que el hombre que la había atropellado era un colega que manejaba alcoholizado y estaba yendo a cumplir con su servicio.

Las pericias demostraron que Claudio Diaz tenía más de 3 puntos de alcohol en sangre y que después de arrollar a Verón no frenó. La mujer murió en el acto por la violencia del impacto. El efectivo fue imputado por los delitos de Homicidio Culposo triplemente agravado por abandono de persona, incumplimiento de los deberes de funcionario público y su estado de alcoholemia. Aunque ayer se negó a declarar, sí lo hizo su abogado y explicó que su cliente estaba "deprimido por un problema con su pareja".

"Había empezado con su esposa un tratamiento para poder tener hijos y el médico les habían dicho había fracasado", sostuvo Juan Carlos González Riutort. El letrado explicó que Díaz se encontraba deprimido y que el viernes que ocurrió la tragedia volvía de un asado. Había mezclado pastillas con alcohol. "En la camioneta había varias botellas de cerveza como así también las tablas para cortar la carne. Mi defendido viajó sin uniforme y sin arma", detalló.

La defensa ya presentó el pedido de excarcelación con el argumento de que, a pesar de los agravantes, corresponde ese beneficio para la figura de homicidio culposo. Es decir, intentarán atenuar la pena al considerar que no existió por parte del imputado la intención de matar.

 

Fuente: sanjuan8.com

Leer más...