Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

El hecho ocurrió alrededor de las 1:30 de la madrugada del viernes 10, en González Catán, horas después de que Lucas Nahuel Verón cumpliera 18 años. El joven se encontraba festejando con familiares y amigos cuando salió en moto con un de ellos a comprar bebidas, de regreso los persiguió una pareja de policías, los chocó de atrás y les dispararon. Lucas murió en el hospital de un disparo en el pecho.

La investigación comenzó cuando Lucas llegó al hospital Simplemente Evita con un tiro en el pecho. Hasta allí los llevaron sus familiares en auto, ante la urgencia. Pero el joven murió a los pocos minutos de llegar al lugar.

Los acusados son dos policías -un hombre y una mujer- que además de ir juntos en el mismo móvil, son pareja y tienen dos hijos. 

La investigación quedó a cargo del fiscal Juan Pablo Tahtagian, de la Fiscalía Temática de Homicidios de La Matanza, que en principio ordenó a la comisaría de la zona investigar el hecho.

Para determinar lo que pasó fue clave el testimonio del amigo de Lucas y de los vecinos que salieron a la calle a ver lo que había pasado después de escuchar los disparos.

Lo primero que supieron fue que el joven volvía con un amigo de 17 años en una moto y por razones que todavía no se conocen empezaron a ser perseguidos por un móvil del Comando de Patrullas en el que iba una pareja de policías, en el cruce de las calles Llerena y Coronel Achega.

Según se pudo saber, el fiscal pidió las cámaras de seguridad de los comercios de la zona y pudieron reconstruir cómo se desarrolló la secuencia. 

La persecución terminó cuando el patrullero impactó por detrás a la moto en el que iban los jóvenes, quienes cayeron al piso y comenzaron a correr en dirección al barrio El Talita. El agente que iba manejando bajó del vehículo e hizo entre dos y tres disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales hirió a Lucas.

El chico intentó seguir corriendo, pero a unos 20 metros cayó al piso, por lo que su amigo fue a avisarle a la familia de la víctima que vive a una cuadra y media.

En tanto, los policías en vez de quedarse a preservar la zona se fueron del lugar y no avisaron de la situación a sus superiores. Sin embargo, el móvil quedó registrado en las imágenes de las cámaras de los negocios.

Los acusados fueron identificados como Cintia Duarte y Ezequiel Benítez, agentes de la Policía Bonaerense, que además de patrullar juntos son pareja y tienen dos hijos.

Ante esa situación, el fiscal dispuso la aprehensión de la pareja de policías, quienes este sábado se negaron a declarar. Ahora, Tahtagian solicitó al juez de instrucción que los dos acusados quedaran detenidos.

Mientras tanto, se aguarda la autopsia correspondiente para determinar fehacientemente si Lucas fue herido de uno o más balazos y en qué parte del cuerpo.

Además, Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires desafectó a los policías y les retiró el permiso de uso de uniforme, placa y armas (que ya estaban a disposición de la Justicia).

Los investigadores procuraban determinar por qué comenzó la persecución y los motivos por los cuales el personal policial no denunció el hecho.

 

Para comentar la nota en Facebook hacé click acá

 

Fuente: Clarín

Leer más...
none