Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Julio, el kiosquero que filmó a los dos policías de General San Martín abusando a una menor de edad, dialogó en las últimas horas sobre el momento en que se dio cuenta lo que estaba ocurriendo en la esquina de su negocio y por el cual decidió socorrer a su vecina.

En declaraciones al canal Crónica TV, el hombre expresó: "No dudé ni un segundo, creo que los segundos que demoré fue para poner en cámara mi celular y los atropellé como se dice en criollo y me fui. No medí consecuencias, creo que me jugué la vida”. Además, agregó que “siempre se comentaba que esto pasaba”.

“Yo miro mucho las noticias, se habla siempre del ´gatillo fácil´, que bien podía el muchacho o cualquiera de ellos podían sacar el arma y pegarme un tiro. En ese momento no lo pensé, no se me pasó por la cabeza esas cosas, después de que pasó todo esto sí. Hice un bien”, siguió relatando el hombre que la medianoche del viernes filmó al sargento primero Rodolfo Ariel Luna (42) y agente Martín Pera (24).

Pidió custodia

“No estoy tranquilo, yo estoy más nervioso que las personas que deberían estar nerviosas”, aseguró el hombre que confirmó que pidió custodia policial. “Yo la pedí, no es que la fiscal me ofreció”

"Me van a callar solamente si me matan, sino no me van a callar. Mi único respaldo serio, responsable que confío mucho son ustedes -los periodistas-”.

Cómo se enteró lo que ocurría

Julio contó que tiene un kiosco en la ubicación 1 de las 20 viviendas del barrio Las Palmeras y que conoce a su vecina. Desde su puesto de trabajó observó movimientos raros. “Uno cuando está en el kiosco, por más que no le compren, uno observa el comportamiento, cómo andan”, expresó y fue allí que salió e intervino.

“Quiero aclarar que los efectivos pertenecen al 911. Nosotros en la sociedad chaqueña sabemos que si estamos en peligro debemos llamar al 911, mire si yo llamaba al 911 y ellos se iban a comunicar entre compañeros. Eso es información que sé ahora, que ellos son del 911”, concluyó.

Declaración

Los policías deberán declarar en la fiscalía mientras la investigación continúa reuniendo pruebas. Cabe destacar, que a las horas del hecho ambos fueron detenidos ya que se consideró que había “elementos probatorios”.

 Mañana se imputará el delito con la caratula que considere la fiscal. “Estamos en presencia de un delito contra la integridad sexual”, indicaron fuentes judiciales a este medio.

Hacé click y dejá tu comentario 

Leer más...
none