Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4393128

El trágico final de Thiago Sosa, el nene de 3 años que dejaron encerrado en su casa y murió calcinado cuando se desató un incendio, sigue causando consternación en Santiago del Estero. Mientras tanto, avanza la investigación y la Justicia tendrá que decidir dentro de los próximos cinco días si deja en libertad a los padres y a la abuela, que hasta el momento están con preventiva en la comisaría.

Las posturas con respecto al futuro de los acusados hasta el momento son contradictorias. La fiscal del caso, Melisa Deroy, pidió su detención por el plazo de 15 días, entendiendo que aún hay numerosas pruebas en etapa de producción, testimonios que tomar y existe el peligro de entorpecimiento de la causa. Por su parte la defensa planteó la nulidad de las aprehensiones por falta de pruebas.

La decisión del juez de Garantías Diego Vittar después de escuchar a las partes puede demorar una semana. Mientras tanto Miriam Sosa, José Silo y Hermenegilda Espinoza, la abuela de la víctima, seguirán privados de su libertad por el supuesto delito de "abandono de persona seguido de muerte, agravado por el vínculo".

A pesar del hermetismo que rodea la investigación, se supo que solo la madre de Thiago declaró y dio su versión de los hechos. La mujer tuvo un breve diálogo con su hijo antes de irse de su casa el domingo para comprar ropa en Bolivia. “Cuando vuelva te voy a traer un pantalón”, le había prometido.

La mujer dijo que le avisó a la abuela del chico, que vive al lado, que Thiago quedaba solo. Según deslizó en su testimonio, indicó, la respuesta que recibió fue: "Despreocupate, yo ya me cruzo". Lo cierto es que durante la madrugada, el nene seguía estando solo y un cortocircuito desencadenó un incendio que fue fatal.

Los bomberos y los vecinos de la familia lucharon por horas contra el fuego sin saber siquiera que adentro de la vivienda había alguien. Recién cuando pudieron sofocar las llamas e ingresaron, descubrieron el cuerpo de Thiago totalmente calcinado debajo de una frazada. Tanto la abuela como el padre del menor se negaron a declarar.

Leer más...