Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

El fiscal Hector Valdivia confirmó la prisión preventiva para Ramón y Walter Ramos, primo y tio de Ezequiel Ramos, novio de Lorena Romero, que se encuentra involucrado en el crimen de la joven ocurrido el pasado 10 de junio. 

Ramos de 48 y su hijo de 28 años seguirán detenidos, por orden del fiscal, quien entiende que ambos la calificación legal de “coautores del delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo y femicidio”, explicó a Diario TAG el procurador general Jorge Canteros. Al tiempo que aclaró que en total, son cuatro los hombres involucrados en el crimen ya que a Ezequiel "se le imputa la autoría del asesinato" y a Gonzalo Calizaya Medina, como cómplice. 

Ambos fueron detenidos tras los allanamientos realizados en un domicilio de Villa Libertad donde encontraron una amoladora angular con dos discos de corte, otra amoladora sin disco, una trincheta, una sierra de corte manual, las que fueron sometidas a pruebas en el Instituto de Medicina y Ciencias Forenses. 

Dichas pruebas aún no fueron incorporadas al expediente, debido a que no fueron concluídas por el INCIF. "Los informes no los tenemos todavía, los estamos reclamando al Instituto Forense ya que son fundamentales para la causa. Necesitamos saber si la amoladora tiene sanfre y si esa sangre pertenece a Lorena. Con esos informes estaríamos en condiciones de cerrar la causa y elevarla a juicio", aseguró Canteros. 

EL CASO

El pasado lunes 10 de junio, Lorena salió de su domicilio para hacer compras y no volvió más. Al día siguiente, su familia realizó la denuncia y desde ese momento se activó el Protocolo de Actuación Policial en Materia de Desaparición de Personas.

Dos días después de la desaparición, la policía arrestó de manera preventiva al novio de Lorena, Ezequiel Ramos, pero dos días después fue liberado por orden del fiscal Héctor Valdivia.

Ese mismo día se abrió una nueva línea de investigación tras un contacto por Facebook. “Ella se contactó por Facebook con un vendedor de celulares mientras estaba detenido (el novio)”, señaló Juan Díaz, abogado de la familia, quien al día siguiente se apartó de la causa por “diferencias en lo que respecta a la estrategia procesal”, aunque aclaró que iba a continuar cerca de la familia.

Seis días después de la desaparición de Lorena, un grupo de pescadores de la localidad santafesina de Romang encontró un cuerpo flotando en el río Paraná que estaba mutilado y tenía un anillo y las uñas pintadas, lo que fue clave para la investigación.

Unos días después, el martes 18 de junio, la policía secuestró el auto del tío de Ezequiel Ramos y de un amigo de este con quien habría estado “tomando el lunes”, según informó el jefe de la Policía del Chaco.

Ese mismo días, la autopsia realizada en Santa Fe confirmó que el cuerpo encontrado era el de Lorena; sus familiares y las huellas analizadas lo ratificaron, tras "un exhaustivo análisis”. A raíz de esto, el fiscal Valdivia solicitó que se realice una nueva autopsia en la provincia de Chaco.

El miércoles 19 de junio, volvieron a detener al novio de Lorena que estaba en una casa en Machagai que sería de su padre. También se secuestraron cuatro celulares de interés para la causa.

Al día siguiente, la policía detuvo a un hombre boliviano de 39 años en una vivienda en Villa Don Alberto, identificado como Gonzalo Gerardo Calizaya Medina. Del lugar secuestraron celulares y otros elementos de interés como chips de líneas telefónicas y sábanas cubiertas de sangre.

Tras la segunda autopsia, el viernes 21 de junio, el procurador general adjunto, Miguel Fonteina, señaló que “elementos demostrarían que cuando la arrojaron al agua a Lorena, ya estaba muerta. Lo que resta tener en detalle es el día y hora aproximada de la muerte”.

Un nuevo hallazgo el sábado 22 de junio se dio en el caso: encontraron dos piernas en la parte correntina del río Paraná que iban a ser analizadas para ver si eran de Lorena Romero.

Unos días después, el 25 de junio, los dos detenidos (el novio de Lorena, Ezequiel Ramos; y el hombre boliviano, Gonzalo Gerardo Calizaya Medina) fueron citados a indagatoria pero se negaron a declarar.

El fiscal Héctor Valdivia los notificó de la acusación por "homicidio doblemente agravado, por el vínculo y femicidio", en el caso del novio de 21 años; y "encubrimiento agravado" para el hombre de 39 años de origen boliviano.

Dos días después, llegó a la provincia el informe de la autopsia realizada en Santa Fe. "Eran los informes que estaban esperando los médicos del cuerpo forense del Poder Judicial de Chaco para concluir el informe de autopsia”, dijo Valdivia.

Lo último que se supo del caso es que el 12 de julio, liberaron al hombre de nacionalidad boliviana tras abonar una caución de $50.000.

 

 

Para comentar la nota, hacé click acá

Leer más...

Galería de videos