Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

A un año de las elecciones presidenciales, Mauricio Macri se mantiene en carrera para la reelección aunque atado a situación económica en el país, mientras que Cristina Kirchner sostiene la incógnita sobre su candidatura y el peronismo se atomiza en torno a su figura. 

El cronograma electoral para 2019 fijó las elecciones primarias para el 11 de agosto y las generales para el 27 de octubre y, aunque el inicio formal de la campaña será el 12 de julio próximo, hace tiempo que en el oficialismo y en la oposición comenzaron las actividades con tono proselitista.

Los comentarios "en off" de los empresarios que escucharon en el coloquio de IDEA a Macri y a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; la sugerencia de una fórmula radical pura; la situación judicial de Cristina Kirchner; la cumbre peronista de Tucumán y la división del Frente Renovador de Sergio Massa son conatos de la campaña.

En septiembre pasado, en medio de la crisis cambiaria y durante una visita a Estados Unidos, Macri confirmó que estaba "listo para competir" y ratificó así lo que algunos meses antes había anunciado el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Pese a ello, mientras se celebraba en Mar del Plata el coloquio de IDEA empezó a trascender de boca de algunos empresarios anónimos que el establishment analizaba un "plan b" y, en ese contexto, se mencionó el nombre de Vidal, aunque en el entorno de la gobernadora niegan terminantemente que tenga aspiraciones en ese sentido.

No es el único murmullo alrededor de la candidatura a la reelección del Presidente: la UCR ya se anima a plantear públicamente, a través de dirigentes como José Cano o el senador Luis Naidenoff, que están dispuestos a impulsar una fórmula propia en las PASO de Cambiemos.

"El Presidente ya ha manifestado que quiere ir por la reelección, va a depender de cómo podamos salir de esta crisis, que vino de afuera y nos encontró mal parados", sostuvo por su parte esta semana el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

En tanto, Cristina Kirchner mantiene una baja exposición pública, que sólo levanta cuando las causas judiciales que se apilan en su contra la obligan a comparecer en los tribunales de Comodoro Py.

La situación judicial de la ex mandataria la colocará así en el centro de la escena en pleno año electoral, dado que el primer juicio oral que deberá enfrentar (por la causa que investiga la obra pública otorgada al empresario Lázaro Báez) iniciará, según está previsto, en febrero próximo.

La ex presidenta, que tiene mandato como senadora nacional hasta 2023, mantendrá hasta último momento la incógnita sobre su futuro político, pero en el Frente para la Victoria ya empiezan a pensar en un candidato que la represente en caso de que decida no competir.

"En caso de que Cristina Kirchner no sea candidata, yo sería candidato presidencial", expresó días atrás el jefe del bloque kirchnerista de la Cámara de Diputados, Agustín Rossi.

El espacio que lidera Cristina Kirchner representa además uno de los elementos centrales de la discusión que se da en el amplio espectro peronista: la unidad de todos o la división entre el kirchnerismo y el llamado "peronismo federal".

La segunda opción es la que eligen dirigentes como el jefe del Bloque Justicialista del Senado, Miguel Pichetto, y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, al igual que el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

Sin posibilidad de reelección en su provincia, Urtubey se perfila como candidato presidencial de ese sector del peronismo, al igual que Massa, mientras que Pichetto se mueve como precandidato pero todo indica que terminará por apoyar a un dirigente de este espacio.

En el último tiempo, el senador se muestra más cerca de Massa que de Urtubey, aunque el líder del Frente Renovador también comenzó a tender puentes con referentes del progresismo como el gobernador socialista de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y la titular del GEN, Margarita Stolbizer, lo que choca con la postura de Pichetto de ir hacia "un peronismo de centro".

Sin embargo, el sector del peronismo que propicia la unidad del espacio, con el kirchnerismo incluido, comenzó a ganar músculo en los últimos días de la mano del presidente del PJ, José Luis Gioja.

La Mesa de Acción Política del partido incorporó al líder del Frente Sindical por el Modelo Nacional, Hugo Moyano, y más recientemente al diputado Felipe Solá, de conocidas aspiraciones presidenciales, y al secretario general de la CGT Héctor Daer.

Solá viene de romper con el bloque de Massa en la Cámara de Diputados y de llevarse con él a diputados como Facundo MoyanoDaniel Arroyo, que va por la Gobernación de la provincia de Buenos Aires.

De esta manera, el sector del peronismo que busca la unidad de todo el espacio gana cada vez más dirigentes.

 

 

 

Fuente: NA

Leer más...