Ampliar

En el marco de la preparación de la Fiesta Patronal de Goya, Corrientes, se disponían a solucionar el desprendimiento de baldosas, que comenzó días atrás, en el interior de la iglesia cuando sorpresivamente encontraron lo que sería un antiguo pozo de agua.

En el lugar se encuentran trabajando albañiles y arquitectos, supervisados por el obispo Adolfo Canecín y el vicario y párroco del templo, Juan Carlos López. También estuvo el martes en el lugar el intendente, Gerardo Bassi, y, entre los asesores profesionales, participó el representante de la delegación local de la Asociación de Arquitectos de Corrientes, Dacio Agretti.

Cabe resaltar que tras el hallazgo se hicieron virales mensajes en las redes sociales sobre la posibilidad de la aparición de diversos elementos de oro y precisos. Nada de esto fue confirmado aún, ya que los encargados aún trabajan en el lugar para limpiarlo y hacerlo accesible.  

El párroco comentó a medios locales que si bien no hay “mayores precisiones” se está “analizando para tratar de saber qué es, para cuidarlo y protegerlo”.

“Aún no podemos saber si es un aljibe o pozo de agua, ya que está relleno con escombro y basura por lo que tampoco podemos saber su profundidad; lo que sí sabemos es que tiene un metro cincuenta de diámetro”, añadió. Además indicó que “el templo tiene al menos 150 años”.

Agretti contó además que este miércoles continúan las tareas de limpieza, que “para ver si hay algo guardado, elementos antiguos”.

 

Leer más...