Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Este martes, los senadores que respaldan la legalización del aborto arribaron a un acuerdo que implica una serie de cambios al proyecto aprobado por la Cámara de Diputados que contemplarían la propuesta conocida como la "opción Córdoba".

Se trata de una serie de modificaciones impulsadas por los senadores cordobeses Laura Rodríguez Machado, Ernesto Martínez y Carlos Caserio, entre las que se destaca la reducción del plazo en el que se autorizaría la interrupción voluntaria del embarazo de 14 semanas de gestación a 12.

Otra de las modificaciones sería la objeción de conciencia institucional, reclamada por algunas clínicas y hospitales vinculados financieramente con la Iglesia Católica, que podrían negarse a practicar abortos por su dogma religioso.

El proyecto original aprobado por la Cámara baja permite únicamente objeción de conciencia individual, a la que podrían acogerse los médicos que previamente se inscriban en un registro de objetores.

También se establecería en el proyecto un período de 180 días de adaptación del sistema de salud para comenzar a implementar la ley y se eliminaría la pena de prisión para los médicos que "obstaculicen o dilaten" la realización de un aborto.

La decisión se tomó un día antes de que se firmen los dictámenes de comisión que serán puestos a votación el 8 de agosto y luego de que Ángel Rozas (Chaco), María Belén Tapia (Santa Cruz) e Inés Blas (Catamarca) anunciaran su rechazo a la legalización, lo que aumentó la cantidad de votos en contra del proyecto.

Si en la votación se impone el rechazo, el proyecto queda sepultado hasta el año próximo pero si los senadores que respaldan la iniciativa logran aprobarla con modificaciones, volvería a la Cámara de Diputados, que podrá aceptar los cambios o insistir en la redacción original pero no rechazarlo.

Este miércoles será un día clave para el histórico debate, dado que el plenario de las comisiones de Salud, de Justicia y de Asuntos Constitucionales deberá firmar los dictámenes y el que reúna más rúbricas será el primero en votarse en la sesión del 8 de agosto.

Allí los senadores a favor de la legalización firmarán un solo dictamen, que es el que contiene los cambios al proyecto original, mientras que los que rechazan el proyecto impulsarán uno propio, de rechazo.

Según supo NA, podría darse en esa reunión una discusión técnica, atada a interpretaciones reglamentarias, respecto de cuántas firmas se necesitan para que haya dictamen.

La posibilidad que manejan por estas horas algunos de los senadores que se oponen a la legalización del aborto es que nadie tenga mayoría para poder argumentar que no hay dictamen, lo que obligaría a debatir en el recinto el proyecto tal y como lo aprobó Diputados.

En ese caso, debería aprobarse en general y luego introducir cambios en la votación particular, para lo que debería haber un acuerdo cerrado de antemano y bien aceitado entre quienes impulsan cambios y quienes los aceptan solo para poder mantener con vida el proyecto.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Leer más...