Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

El Gobierno presentará esta tarde el decreto con el aumento remunerativo para los trabajadores privados y estatales que sería de $4000 a pagarse en dos cuotas. La primera se abonará con el salario de enero por 3000 pesos y la segunda, en febrero, por 1000 pesos. Los últimos detalles de la suba, que servirá como piso para las paritarias, los definieron esta mañana en la Casa Rosada el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Trabajo, Claudio Moroni.

En el proyecto de decreto, el Presidente dispone "un incremento salarial mínimo y uniforme para todos los trabajadores y trabajadoras en relación de dependencia del sector privado, que ascenderá a la suma de $ 3000, que regirá desde el mes de enero de 2020 y, a partir del mes de febrero de ese año, se deberá adicionar a dicho incremento la suma de $1000".

Además, el incremento "deberá ser absorbido por las futuras negociaciones paritarias". Y agrega: "No deberá ser tenido en cuenta para el cálculo de ningún adicional salarial previsto en el convenio colectivo o en el contrato individual de trabajo, en tanto no sea pactado específicamente para este incremento un criterio distinto mediante negociación colectiva".

La suba salarial deberá estar consignado en el recibo de haberes, pero como un rubro independiente denominado "incremento solidario".

Después de ese encuentro, que duró poco más de una hora en el despacho del ministro coordinador, desde el Gobierno anunciaron que el incremento, que también será para los empleados estatales, se dará a conocer en las próximas horas.

Así, el aumento salarial quedó lejos de las expectativas que tenían los gremios, quienes esperaban como piso un incremento de $6000 con un techo de $9000.

La suma fija remunerativa y a cuenta de futuros aumentos en la paritaria 2020 que se oficializará hoy es parte de las facultades especiales que el gobierno nacional obtuvo con la sanción de la ley de emergencia económica, y marcará el piso de las negociaciones salariales para este año.

La reunión de esta mañana fue la culminación del trabajo que tuvieron ayer varios ministerios incluidos en las conversaciones. Es que mientras Moroni mantuvo una línea abierta con los gremios, Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) se encargó de intercambiar opiniones con los empresarios.

Guzmán, con una mirada macroeconómica como base de las decisiones, es quien tuvo la última palabra en el equipo económico. Todo se realizó bajo el estricto seguimiento permanente del Presidente y de su ministro coordinador.

Inflación, el problema

En paralelo, en las últimas horas, en la Casa Rosada reconocieron que el problema de la inflación por ahora no tiene solución y apuestan a que las paritarias no se transformen en un problema adicional. "Hoy por hoy tenemos una inercia muy fuerte del proceso inflacionario y no tenemos muy buenas noticias para dar en esa línea", admitió ayer el jefe de Gabinete.

Así, el ministro coordinador le dio mayor profundidad al pedido que había hecho unas horas antes el jefe del Estado. En ese sentido, en declaraciones radiales, el Presidente les pidió a los sindicatos que no hagan reclamos "desmedidos" para no afectar la economía. Un tiro por elevación sobre todo para el líder de los camioneros, Hugo Moyano, quien presiona para alcanzar un fuerte aumento en su sector.

"Queremos que las paritarias funcionen. Estamos tratando de garantizar un aumento mínimo con el fin de lo que los empresarios no vuelvan a abusarse de los que trabajan. Pero también hay que pedir a los que trabajan que tengan en cuenta la situación. No hagamos pedidos desmedidos, todo repercute sobre la economía", describió Fernández.

La Nación 

Hacé click y dejá tu comentario 

Leer más...
none