Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

La familia de Analía Marcela Maydana vive horas de angustia porque desde el sábado 3 de abril a la noche no sabe nada de ella. Los últimos en verla fueron sus hijos, cuando les avisó que iba a salir, pero nunca más volvió.

La mujer de 44 años, vive en el barrio Nobleza de la localidad de Recreo, Santa Fe y trabaja como enfermara cuidando a una señora en un Monte Vera, un pueblo cercano. Allí fue a buscarla Agustín, uno de sus hijos de 22 años, y la llevó hasta su casa. Se cambió de ropa, agarró una cartera donde guardó sus documentos y el celular y se fue. “Ya vuelvo”, fue lo último que dijo, pero hasta el momento no regresó.

“La dejé en su casa donde vive con mis hermanas y desapareció. Estamos desesperados porque mi mamá no es de irse y tampoco se ausentó por tantos días. El último mensaje que mandó desde su teléfono fue un Felices Pascuas a una tía. A nosotros el celular siempre nos dio apagado”, contó angustiado el joven en diálogo con el portal de periodismo ciudadano.

Maydana estuvo en pareja cinco años con un hombre de quien se separó hace unos ochos meses. Desde entonces es acosada. “Yo conviví con él y era muy celoso. Cuando se lo planteé a mi mamá me dijo que ella iba a arreglar el tema. Sé que lo denunció dos veces porque la perseguía hasta la parada del colectivo, o pasaba con el auto por la puerta de su casa. Cada dos por tres se lo encontraba en la calle”, detalló Agustín.

El hostigamiento empezó cuando la mujer hizo la primera denuncia por violencia de género. Por estos antecedentes es que la fiscal que tomó la causa de la desaparición le incautó su celular, pero hasta el momento la familia no tiene novedades. Lo que sabe Agustín, es que la expareja de su madre tiene rasguños y moretones en los brazos, pero después de la revisación médica fue liberado.

Lo cierto es que en la comisaría activaron el protocolo de búsqueda y gracias a la familia y a un rastreador ubicaron su celular en un pueblo cercano llamado Arroyo Aguiar. Hasta allí fueron los agentes, pero no encontraron a la mujer ni a su teléfono.

“Somos cuatro hermanos que estamos desesperados por nuestra madre. Los investigadores me dijeron que una vez que periten el celular de su expareja van a ir a allanar la casa. Anoche declaró, pero a nosotros no nos comunicaron nada más que eso”, concluyó Agustín.

Fuente: TN

Hacé click y dejá tu comentario

Leer más...
none