Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

"Necesitan ayuda. Cuatro hermanos huérfanos viven en una casilla de madera sin luz ni agua", así tituló La Nación una nota sobre una familia de chaqueños que vive en El Impenetrable. 

La historia de los hermanos Palavecino tomó estado público hoy y rápidamente se viralizó. En ella se expone la compleja situación socio económica que padecen las familias wichí que habitan El Impenetrable chaqueño. Sin luz, sin agua, sin trabajo y con escasa asistencia, los jóvenes de las etnias sufren enfermedades como la desnutrición por la falta de alimentos básicos para subsistir. 

Según publicó el diario, se trata de cuatro hermanos que quedaron huerfános de padre y madre, y ahora viven en una precaria casilla "hecha con paredes de troncos de madera y unas chapas para el techo, apenas entran sentados", relata la periodista Micaela Urdinez. Quien, además, apunta que los cuatro "duermen en colchones tirados en el piso uno a lado del otro, sin agua y sin luz"

Luciano Palavecino (24), el hermano mayor, es el que se hizo cargo de los más chicos cuando quedaron huérfanos tras la muerte de sus dos padres por múltiples enfermedades. Son miembros de la comunidad Wichí, vivieron todos juntos - Gabriel Palavecino (23), Dominga Palavecino (22) y Florinda Palavecino (15) - unos años en Nueva Pompeya, en el Impenetrable Chaqueño y hace unos meses volvieron al Lote 58. Ahora residen en esa casilla, en el terreno de la casa de la cocinera de la escuela a la que asisten los más chicos.

La nota, refleja parte de las entrevistas obtenidas para el documental "Hambre de Futuro: Hijos del monte, un año después". Allí, Adriana Craniolini, directora de la escuela a la que asisten los chicos, cuenta que "los maestros les trajeron colchones y las chapas para el techo". "Vos crees que está solucionado el problema y lo que viene es peor. Ahora no tienen casa, ni mamá ni papá. Solo dos van a la escuela", agrega. 

Junto a Craniolini, la periodista logra entrevistar a los cuatro hermanos, que apenas hablan español. Ellos muestran por dentro la casilla donde habitan y cuentan que no tienen nada, ni una pensión. "No tenemos nada. No cobramos pensión. Estamos sufriendo y necesitamos ayuda", dice Luciano, el más grande de los hermanos; y agrega que lo que necesita es "una beca" para que sus hermanos puedan seguir estudiando, "un trabajo porque no hay", y materiales para construir una casa mejor. 

Las personas que quieran ayudar a los hermanos Palavecino con donaciones en especie pueden comunicarse con Patricia Bonadeo de la organización Puentes del Alma que colabora con la escuela y las familias de la zona al +549-346-266-3154 o por mail al [email protected]

 

Para comentar la nota, hacé click acá

Leer más...
none