Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

La cifra de migrantes que han arriesgado su vida intentando cruzar el Mediterráneo en 2015 se eleva a más 300.000, y más de 2.500 han muerto en la travesía, informó este viernes la ONU. Cerca de 200.000 personas han llegado a Grecia desde el mes de enero, mientras que otras 110.000 han desembarcado en Italia, frente a un total de 219.000 que cruzaron el año pasado, indicó la vocera del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Melissa Fleming.

Al menos unos "doscientos inmigrantes y refugiados que partieron de Libia para cruzar el Mediterráneo han muerto" en las últimas horas, según Fleming. En las últimas horas se descubrió un camión abandonado en la ruta que une Viena con Budapest, la capital húngara. Adentro había decenas de cadáveres en descomposición, todos ellos de migrantes que, se cree, murieron antes de ingresar a territorio austríaco. Entre los 71 migrantes había cuatro niños. Según la policía, todos los fallecidos son, probablemente, sirios.

"Entre esas 71 personas, había 59 hombres, ocho mujeres y cuatro niños, incluida una niña de entre uno o dos años", dijo Hans Peter Doskozil, vocero de los uniformados. Junto a ellos, se encontró documentación siria, por lo que los fallecidos eran "probablemente" refugiados sirios, señaló el funcionario.

Además, la policía detalló que hay al menos tres arrestos en Hungría por el caso del camión: "De momento, tres personas están detenidas en Hungría, y creemos que son el hilo conductor hacia los responsables", declaró Doskozil.

El último balance oficial indica que al menos 76 personas murieron ahogadas cuando intentaban llegar a Europa desde las costas norafricanas. Son cientos de personas que huyen de la guerra en Siria y África Subsahariana que cruzaban el Mediterráneo y perecieron al hundirse dos embarcaciones frente a las costas libias. Según las fuentes, el primero de los barcos en zozobrar y hundirse transportaba a 50 personas y el segundo a cerca de 400, en su mayoría procedentes de Siria, Bangladesh y diferentes países de África.

Siria, tras la rebelió que terminó con el régimen de Khadafi, está dividido, con un Gobierno rebelde en Trípoli y otro internacionalmente reconocido en Tobruk, que luchan por el control de los recursos naturales apoyados por miembros del antiguo régimen khadafista, islamistas, líderes tribales y señores de la guerra.

El enfrentamiento esta siendo aprovechado por las mafias dedicadas a la inmigración irregular a Europa a través del mediterráneo, que este año ha costado la vida a cientos de personas semana a semana.

Leer más...
none