Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

El municipio de Resistencia avanza con una segunda etapa en el estudio del flujo vehicular en el microcentro capitalino con el objetivo de evaluar los lugares más transitados de los diferentes cuadrantes y definir estrategias de control, de infraestructura y de señalización vial. A partir de la tecnología de última generación aportada por la Dirección de Vialidad Provincial y financiada por el Banco Mundial, se elaboró un nuevo informe de congestión vehicular y capacidad de estacionamiento en el espacio más transitado de la ciudad capital.

En cuanto a la congestión vehicular se pudo determinar que las medidas acordes para mejorar esta realidad tienen que ver con sacar los vehículos de transporte urbano de pasajeros (colectivos) de las calles internas del centro, priorizando las avenidas para este tipo de vehículos, organizar los cortes de calles con desvíos ordenados y sincronizar los semáforos, entre otras cosas. Del mismo modo, el evaluarse la capacidad de estacionamiento en el micro centro se determinó un faltante importante de lugares por lo que desde el municipio se incentivará la construcción de estacionamientos privados, la reducción de la estadía promedio de los vehículos estacionados en la vía pública, la no habilitación de edificios de departamentos nuevos sin una adecuada capacidad e estacionamiento y promover que el vecino llegue al centro en transporte público, entre otras cosas. 

“A esta altura del análisis, que requiere seguir perfeccionándose dado que hay ciertas variables que se han estimado, podemos tener una primera advertencia para un futuro inmediato. En primer lugar, es necesario buscar un equilibrio en las construcciones en altura entre departamentos y estacionamientos correspondientes”, advirtió el secretario de Planificación Estratégica, Sebastián Agostini. En segundo lugar, propuso una política que incentive nuevos emprendimientos en estacionamientos privados; y -en tercer lugar-, la necesidad de limitar los tiempos de estacionamiento de la vía pública.

“Esto requiere una revisión, dado que el crecimiento en los metros cuadrados construidos en el micro centro y el crecimiento del parque vehicular en los últimos años, producirán mayores problemas al tránsito desde la perspectiva de la capacidad de estacionamiento”, agregó el funcionario municipal.

 

El estudio

Se estudiaron dos problemáticas en particular: la primera hace referencia situación relacionada al stock de automotores registrados en el espacio céntrico y la capacidad de estacionamiento; la otra dimensión del análisis estudia el flujo que soportan las arterias del micro centro y su capacidad de dar fluidez el transito sin que aparezcan problemas de congestión.

Respecto a la Baja Inversión en Infraestructura Vial con altas tasas de crecimiento en vehículos se determinó que dado el crecimiento en la demanda por parte de las familias de vehículos y motovehiculos en los últimos años en la ciudad de Resistencia, se alcanzó en agosto 2016 un total de 225.960 vehículos, según datos de patentamientos. El crecimiento del parque automotor se produjo tanto en vehículos que alcanzaron las 104.250 unidades, como en motovehículos que llegaron a 121.710. Esto representa un incremento respecto a enero del 2007 del 69% y 356% respectivamente.

“Si bien la inversión en infraestructura vial no es la única causa de los problemas de congestión y seguridad vial, es claro que influye en la facilidad de desplazamientos en la ciudad de los diferentes tipos de transporte, tanto público como privado. Así de un promedio en 2007 de 39 vehículos por cuadra pavimentada pasamos a 86 en 2016, es decir, un 120% más de vehículos”, explicó Agostini.

La capacidad de estacionamiento en las calles es de aproximadamente 2.000 vehículos (neto de las plazas utilizadas para el estacionamiento de motovehículos). En  dicho espacio de la ciudad hay 52 locales comerciales habilitados como playas de estacionamiento, entre los cuales podría estimarse una capacidad máxima de 2.965 plazas de estacionamiento.

En el micro centro de la ciudad hay registradas 5.837 propiedades (oficinas, viviendas, locales comerciales, etc)  entre las cuales habría 4.752 cocheras. Adicionalmente se estiman alrededor de 200 plazas en edificios públicos (por ejemplo casa de gobierno)

En virtud de lo anterior, el albergue de los 9.309 vehículos registrados en el  micro centro implicaría la utilización del total de cocheras privadas, el total de las plazas en edificios públicos, el total de las cocheras comerciales y el 70% del espacio disponible en las calles. Bajo este análisis, quedarían en promedio sólo 608 plazas disponibles para estacionamientos de autos que ingresan al micro centro.

 

Flujo vehicular en el micro centro

Con el objetivo de cuantificar el problema, desde el municipio de Resistencia se realizaron mediciones del flujo vehicular durante días hábiles en todas las arterias de ingreso y egreso a la zona del micro centro de la ciudad. En la zona del micro centro de Resistencia (sin contar las 12 avenidas tanto internas como circundantes y excluyendo las cuadras de peatonal) hay 156 calles.

Asimismo ocho de las anteriores calles tienen un ancho del doble del promedio del resto, por lo que considerando a éstas como calles dobles, podemos decir que en la zona de análisis hay 164 calles. Según los datos relevados con las mediciones anteriormente comentadas (y excluyendo los motovehículos), un 11% de los vehículos que circulan en el micro centro son clasificados cómo “vehículos pesados”. Esta categoría de vehículos son casi en su totalidad colectivos urbanos con un largo promedio de 11,85 metros. El restante 89% se estima con un largo promedio de 4,5 metros. En conclusión, el vehículo promedio (ponderado) que circula en las calles del micro centro de la ciudad tiene un largo de 5,3 metros.

“Si establecemos que la distancia mínima guardada entre cada vehículo en circulación sea de un metros en promedio, podemos inferir que el largo ocupado por cada vehículo en circulación es de 6,3 metros. Bajo la lógica anterior, utilizando una sola fila, en una cuadra podrían circular un promedio de 15,85 vehículos. Dadas las 164 calles del micro centro, podrían estar en circulación en un momento determinado un total de 2.599 vehículos”, concluyó Agostini.

A la velocidad promedio captada por los radares de 25,5 km/h alcanzada a la mitad de las calles de muestra, y dados los supuestos de reducción de la misma en boca calles y a causa de la presencia de más vehículos, obstrucción de autos estacionando, peatones, etc.; el modelo  permite suponer que en un rango de 30 minutos y en una distancia de 100 metros podrían circular 673 vehículos sin que la velocidad de los mismos o la distancia de seguridad entre ellos tenga que ser reducida por alta densidad vehicular. Sin embargo, si en los 100 metros hay semáforos, este umbral se reduce a 451 vehículos.

En el estudio se observa que el flujo en horas picos de días sin cortes en las arterias céntricas es cercano al mencionado valor.

Gráfico del flujo vehicular en el micro centro.

Como se aprecia en el gráfico, el máximo valor de circulación que se registró durante 30 minutos, fue de 475 vehículos entre las 19.00 – 19.30 en M. T. Alvear al 495.

En virtud de lo anterior, resulta sencillo observar que mínimas alteraciones en la densidad vehicular, sobre todo en calles con semáforos, provocan menores velocidades de circulación y espacios entre vehículos (congestión).

Una calle promedio en un horario pico presenta un flujo de 369 vehículos durante media hora, si a esta se le suma sólo el 50% del flujo de una calle cercana cortada, la densidad ascendería a 554 vehículos, con la evidente congestión.

 

El convenio con Vialidad

Esta iniciativa surge a partir de la firma del convenio entre el municipio de Resistencia y la Dirección Provincial de Vialidad (DVP) para poner en marcha de un estudio sobre el tránsito vehicular en el centro de la ciudad. El objetivo del relevamiento es cuantificar el flujo de entrada y salida de vehículos tanto en el microcentro como en el macrocentro de la capital provincial para -a partir de la información obtenida-, diseñar y aplicar medidas que contribuyan a mejorar el tráfico en la ciudad.

El estudio analiza, entre otros puntos, cantidad y tipo de vehículos que transitan por el centro, circulación promedio, comportamiento en horas pico, sentido en el que se trasladan los conductores y los recorridos más utilizados. Paralelamente, pone el foco en la infraestructura instalada y posibles mejoras en ese aspecto.

Leer más...

Galería de videos