Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Hay situaciones que trascienden de sus causas y son más problemáticas en sus consecuencias. Sobre todo cuando muchas acciones individuales generan problemas colectivos. Y como en otros casos que hemos reflejados desde este espacio, el de los basurales es uno de los más resonantes en Resistencia.

Otro ejemplo llegó de un lector de DiarioTAG, en la tarde de este viernes. En la laguna que está ubicada en Julio A.Roca al 1800, cerca de la intersección con calle Juan Domingo Perón, se generó un gran basural, a cielo abierto. Según señala en su detalle, este fue un espacio que recuperó la Municipalidad de Resistencia, y al que los vecinos evidentemente, no le prestaron la debida importancia.

Una de las políticas locales en cuanto a medio ambiente es limpiar determinados espacios de la ciudad, y otorgarle su “padrinazgo” a algún o algunos vecinos de la zona. Y si bien no determinó si esta esquina tiene un padrino, queda a la luz que no fue de importancia para nadie. Ni se ha vuelto a limpiar una vez convertido en lo que es hoy: un basural.

Este caso tiene un peligroso adicional: aquí, carreros van a buscar elementos para vender, y los más chicos juegan y también revuelven los restos buscando aquello que les sea útil. Y como si fuera gracioso, cuando estamos ante una situación que excede lo estético y llega a poner en riesgo la salud infantil y de adultos, en un cartel municipal que dice “No arrojar residuos” alguien dejó un grafitti que dice “Tire basura”. La ironía no se entendió, y siguieron la leyenda al pié de la letra.

El lector además puntualiza que la laguna, quizá de desagote para los días de fuertes lluvias (que con el basural tampoco cumpliría su función) se encuentra estancada, sucia, y con camalotes. Muchos deberían analizar su comportamiento para con el lugar donde convive y entender que, en algún punto, no tan difuso como parece, las quejas pierden legitimidad cuando es uno mismo el que genera sus propios problemas. 

Leer más...