Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Luego de la nota publicada por Diario TAG que da cuenta sobre una denuncia de una mujer contra un grupo de personas que la golpearon y amenazaron con el justificativo de que usurpó una vivienda, ahora la otra parte de la historia se contactó con este medio para dar su versión sobre el caso.

En diálogo con Diario TAG, Guillermo Fernández, dijo ser el yerno de Celestina Roa, la propietaria de la casa que fue a vivir a Buenos Aires con su hijo, y contó que su esposa Carolina Genes es la hija de Celestina y quien presentó la denuncia por usurpación contra Isolina Leiva.

“Vengo a formular denuncia penal en contra de la señora Isolina Leiva y/o quien resulte ocupante o poseedor o cualquier otro título equivalente, del inmueble descripto como (se reserva la dirección del domicilio), habida cuenta de que el mismo ha sido usurpado”, señaló Genes en la denuncia.

Además, detalló que “en fecha no determinada, pero establecida entre los años 2017 y 2018, la señora Isolina Leiva, aprovechando la ausencia de mi madre quien en virtud de la enfermedad que presenta (alzheimer) se había trasladado hacia mi domicilio sito en la localidad de Berazategui, provincia de Buenos Aires, habría ingresado con clandestinidad a la vivienda propiedad de mi madre sita en (…) la localidad de Colonia Benítez, Chaco, tomando posesión sobre la misma de manera ilegítima y no autorizada”.

Asimismo, Genes indicó que “hemos intentado de diversas maneras hacer deponer de su actitud a la señora Leiva, quien sistemáticamente se negó a restituir la propiedad, incluso hasta exigiendo dinero como condición para deponer su actitud. Esta situación se mantiene hasta el día de la fecha (5 de abril), inclusive encontrándose mi madre en la localidad de Colonia Benítez a la espera de retomar la posesión de su vivienda”.

“Mi progenitora resulta la titular única y exclusiva del inmueble en cuestión, sin que medie entre ella y terceras personas cualquier tipo de pacto, contrato o acuerdo por el cual se ceda, siquiera temporalmente, la posesión de la vivienda”, manifestó en la denuncia y contó que, de acuerdo con los “vecinos del inmueble, tomé conocimiento de que esta situación (el ingreso de Leiva en la casa) tuvo lugar entre los años 2017 y 2018”.

También en la denuncia, Genes consiguió “un detalle del estado histórico del suministro de agua en la vivienda (…) y debemos hacer notar que en dicho documental puede apreciarse a las claras que el inmueble en cuestión estuvo sin suministro de agua entre los años 2012 (mes de junio último registro) y 2017 (mes de septiembre primer registro posterior a la desconexión), lo cual deja totalmente en evidencia que la vivienda se mantuvo desocupada en ese lapso de tiempo”.

“En tal sentido, no podemos obviar que ninguna persona puede vivir cinco años sin agua potable, máxime si se trata de una mujer mayor y enferma, como lo aduce la señora Isolina Leiva. Por consiguiente, la demostración cabal de que la vivienda no se ocupó por persona alguna entre los años 2012 y 2017 queda totalmente evidenciada”, sostuvo.

Junto con la denuncia, Genes presentó varios documentos a modo de prueba, como su “certificado de nacimiento, donde consta mi parentesco con la damnificada directa de autos; constancias médicas donde consta el estado de salud de mi progenitora; copia de DNI de mi madre; constancia de ocupación expedida por el IPDUV; planilla del registro de la propiedad inmueble donde consta la titularidad del bien en cuestión; estado histórico del servicio de agua potable de la empresa SAMEEP, donde consta que entre 2012 y 2017 la vivienda no contaba con agua potable”.

Además, dio a conocer a cinco testigos “a fin de que den cuenta sobre el momento aproximado de ocupación del inmueble propiedad de mi madre por parte de la señora Leiva”.

Leer más...