Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4393128

La diputada provincial Andrea Charole presentó el proyecto de ley N° 3594/2018, por lo que pretende el artículo 4 bis de a la Ley Nº 5811 de Educación Sexual Integral sobre la función de los establecimientos educativos respecto del tema.

Con dicho artículo la diputada busca ampliar responsabilidad y competencia de las escuelas respecto de los obstáculos que impiden el acceso a la educación a la Educación Sexual Integral en la comunidad.

Propone escuchar e incorporar, en la medida de lo posible, las sugerencias de los mismos niños y jóvenes sobre la educación que reciben (reconociéndolos como sujetos de derechos);

En otro punto, se refiere a las escuelas de gestión indígena y la tarea de colaborar en la construcción de una cultura de la educación en la que se respeten y valoren los saberes ancestrales en convivencia con lo pretendido en esta ley.

Establece además identificar y conciliar en la resistencia de padres, madres y comunidades locales para apoyar la educación de manera más activa y eficiente; adoptar un enfoque global de educación (con énfasis en definir contenidos fundamentales en educación de la sexualidad y las competencias esperadas en esta ley; y motivar que la escuela sea un agente local de desarrollo de sus comunidades”

FUNDAMENTOS

“A más de una década de la sanción de la Ley 26.150 (en octubre de 2006) y la firma de la Resolución 45/08 del Consejo Federal de Educación, en medio del debate sobre la legislación del aborto, la discusión sobre la educación sexual integral vuelve a estar sobre la mesa.

Dicha normativa, “…recoge los principios constitucionales de igualdad y no discriminación y en su espíritu propone una cultura democrática que promueve la participación y el acceso a procesos de información, comunicación y educación con alcance universal para todos los educandos.

En este sentido, la educación sexual es una oportunidad para que la comunidad educativa, con todos sus actores, fortalezca la búsqueda de respuestas que contribuyan al reconocimiento de los derechos los niños, niñas y adolescentes, e implemente medidas de protección y reparación para atender a estos problemas.

Si bien la Ley Provincial N° 5811, Ley de Educación Sexual Integral, en su artículo 4 (luego modificado por Ley 7.215) resalta sus objetivos, estos son:

a) Garantizar la enseñanza de los contenidos sobre salud sexual, definida ésta como "la integración de los aspectos físicos, emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual, efectuada de modo enriquecedor y que realce la personalidad, la comunicación y el amor" OMS, 1975, los derechos sexuales y reproductivos desde una perspectiva de género, promoviendo el respeto a la diversidad y la no discriminación.

b) Facilitar el desarrollo del pensamiento crítico, reflexivo; valores y actitudes que posibiliten encarar la sexualidad, en tanto parte de nuestra identidad como seres humanos, de manera positiva, segura, proporcionando información específica, sobre conducta sexual responsable y sin riesgo.

c) Promover conocimientos para la adopción de decisiones y comportamientos responsables sobre la procreación, la maternidad, la paternidad, prevención del embarazo adolescente, la morbimortalidad materna, el aborto y las enfermedades de transmisión sexual.

d) Informar y sensibilizar para la prevención del maltrato, abuso sexual y delitos contra la integridad sexual.

e) Fomentar la responsabilidad individual, familiar y social en el ejercicio de los derechos sexuales, reproductivos y el respeto mutuo entre géneros.

f) Contrarrestar los mitos, creencias falsas y concepciones erróneas transmitidas por el proceso de socialización de los que son parte los pares de los destinatarios de la Educación Sexual Integral, los medios y el currículo oculto.

Dichos objetivos están centrados en la relación educador/educando, dejando de lado a la comunidad y al contexto en el que las instituciones educativas se desenvuelven. Es por esto que creemos oportuno modificar esta ley y legislar sobre sobre la forma en la que la escuela se relaciona con su comunidad.

La idea de comunidad educativa está presente en todos los discursos educativos, se considera como una tarea más que las escuelas deben desarrollar y que, en muchos casos, asumen, aunque a veces ni siquiera se parte de una reflexión seria -personal o grupal- sobre qué se entiende por comunidad y cuál debería ser el sentido de ese vínculo. Es posible, inclusive, que coexistan en una misma institución distintas definiciones de la relación entre la escuela y su comunidad o, incluso, discursos que se contradicen con las acciones.

En este contexto entenderemos por “comunidad” al conjunto de la población que habita en la misma localidad en la que está ubicada la escuela. Es decir, los habitantes de la comunidad. Como algunas escuelas prestan servicios a comunidades vecinas -sea porque reciben alumnos de esas localidades o porque realizan en ellas algún trabajo de extensión- la comunidad, en esos casos, puede ampliarse e incluir a las poblaciones de esas localidades. Por otra parte, cuando hablamos de “comunidad educativa” hacemos referencia a todas las personas que forman la unidad educativa: docentes, directivos, alumnos, padres de alumnos y personal no docente.

La relación entre escuela y comunidad puede pensarse como un intercambio entre la institución educativa y su contexto. En rigor, la institución se explica -es decir, adquiere significación- en relación con el medio social en el que actúa. Ese medio condiciona, facilitando o dificultando, su accionar cotidiano. En la escuela el contexto está presente en todo momento: demandas de los padres, apoyos de grupos o instituciones locales, conflictos, etc. Todo esto puede llevar a la escuela a modificar, deliberadamente o no, sus cursos y estilos de acción.

El contexto está en permanente transformación -en movimiento-, lo que produce cambios en las condiciones generales de desempeño y en las demandas y exigencias que se le plantean a las instituciones. La escuela, para mantener su vigencia como institución, está obligada a procesar esos cambios. Este es un desafío que enfrenta cotidianamente”.

Leer más...