Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Dos nenes de 12 y 14 años recibieron balazos de goma por parte de efectivos policiales el domingo por la tarde, en el barrio San José Obrero. Sus padres junto a vecinos, y con el acompañamiento del movimiento La Poderosa, denuncian “persecución y hostigamiento”.

Luego de realizar la denuncia ante la Justicia junto con organismos de derechos humanos, los vecinos y agrupaciones sociales marcharán esta tarde para exigir al Gobierno provincial que sancione a los agentes involucrados.  

Por el momento, según lo confirmó a este medio el jefe de la Policía, Ariel Acuña, la fuerza dispuso el relevo de los dos empleados involucrados, que fueron asignados a otras tareas. Además, iniciaron actuaciones judiciales y administrativas para juzgar su responsabilidad en cuanto a las lesiones de los menores.

“PERSEGUIR Y HOSTIGAR A LOS PIBES”

Marcelo Molodezky del movimiento de La Poderosa contó a Diario TAG los detalles de la situación vivida el domingo por la tarde noche en el San José Obrero.

Molodezky se enteró de lo sucedido por el llamado de la mamá de uno de los chicos lesionados: “Nos llama desesperada, diciéndonos que había una situación con la Policía. Fuimos y nos encontramos con todo lo que nos contaban los vecinos que salieron a la calle a defender a los chicos”.

“Dos de los chicos del barrio estaban andando en moto, entrando al barrio y desde atrás empieza a perseguirlos una camioneta de la Policía que se les tira encima para poder detenerlos, nunca les da la voz de alto ni prendieron las sirenas”, contó sobre el inicio del accionar policial.

Y señaló que, el chico que manejaba la moto “primero no se da cuenta de que era la Policía y tenía miedo porque lo estaban chocando. Entonces, acelera. Cuando acelera, desde el patrullero en movimiento, sacan la ithaca y le tiran dos veces balazos de goma a la moto. Esto les dejó a los dos heridas en las piernas.”

“A partir de ahí, los chicos tampoco frenan, más allá del dolor, y tuvieron la suerte de que cuando ocurre esto ya estaban a 100 metros de la casa de uno de ellos. Se meten en la casa los dos llorando, ahí es cuando sale la mamá y empieza a intercambiar con la Policía”, continuó Molodezky.

En ese momento, cuenta, salieron todos los vecinos ante quienes los policías “dicen que los venían siguiendo (a los chicos) desde lejos y que ellos estaban cartereando. Los chicos lo niegan y la Policía argumenta que a esa edad ya andan cartereando, o sea que los siguieron por las dudas”, entiende el dirigente social.

En tanto, luego dieron otra versión: “Como vieron que no había ninguna cartera, dijeron que la moto era robada. Lo cual también se desmintió inmediatamente porque llegó la mamá del otro nene que es la dueña y tiene los papeles de la moto”. 

La Policía, según relata Molodezky, “quiere detener a los chicos de 12 y 14 años pero obviamente los vecinos se plantaron y rodearon el patrullero, no querían que se vaya el patrullero ni que se lleven a los chicos”.

“Los chicos estaban muy angustiados y compungidos, entre un montón de vecinos que salieron a defenderlos”, sostuvo e inclusive detalló que “la policía comenzó a amenazar a estos vecinos, diciendo cosas como ‘ya los vamos a agarrar’, ‘a ustedes los tenemos todos fichados’”.

Y denunció: “Lo que dicen los vecinos es que tanto el policía que disparó como el otro estaban visiblemente intoxicados, fuera de su eje. Por eso también queremos pedir, más allá de la cantidad de horas que pasaron, que se hagan los exámenes toxicológicos a los policías que estuvieron en ese patrullero. En ningún momento, la Policía esgrimió ningún argumento de que estaba protegiendo a alguien, todo el tiempo fue perseguir y hostigar a estos pibes”, señaló.

Más tarde, “acudió personal de la línea 102, que acompañó a las madres y a los chicos a una sala sanitaria para que les hagan las curaciones y demás”.

En cuanto a los pasos legales a seguir, Molodezky comentó que en el transcurso de esta mañana los padres realizarán la denuncian correspondiente ante la Justicia junto a la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia.

“Esta tarde nos vamos a movilizar un montón de organizaciones que desde el momento cero empezaron a solidarizarse. Vamos a ir a Casa de Gobierno para que nos reciba alguien de Seguridad porque nos parece que esto hay que cortarlo de cuajo. El accionar de estos policías tiene que ser sancionado y ejemplificador porque nuestros pibes no pueden vivir con miedo de entrar o salir del barrio”, sostuvo respecto de la convocatoria que partirá desde el mástil de la avenida 9 de Julio, a las 16:30.

INVESTIGAN A LOS AGENTES

Por su parte, el jefe de la Policía dio detalles a TAG de la versión de los agentes involucrados y las medidas adoptadas por la fuerza de seguridad. Según contó, el domingo a las “19:57, ingresa un llamado al 911 donde informan sobre un desorden entre vecinos y personal policial en el barrio San José Obrero y/o 29 de Agosto”.

Al lugar arribaron el jefe de turno de la comisaría Cuarta y el jefe de turno de la Dirección General Metropolitana, quienes se entrevistaron con el padre de uno de los menores lesionados. “Él, muy ofuscado, lo presenta a su hijo de 12 años y muestra las lesiones que tenía producidas por postas de goma y, asimismo otro menor que lo acompañaba a su hijo, que fueron perseguidos según contó por personal policial y que le efectuaron disparos cuando regresaban a su casa en una motocicleta”.

En ese momento, relató Acuña, el hombre “fue invitado a trasladar al menor a un centro asistencial y a concurrir a la comisaría a radicar la denuncia. Se negó y manifestó que hoy haría la denuncia ante la Fiscalía de DD. HH”.

“Se puso en conocimiento de esta situación al fiscal en turno, Héctor Valdivia, quien a su vez dispuso que baje personal del gabinete científico para el examen del arma que había sido utilizada que es una escopeta calibre 12,70 provista del vehículo patrullero, que está asignado a la comisaría Cuarta. En el mismo se desplazaban dos agentes de policía, el acompañante sería el que habría efectuado el disparo”, señaló de acuerdo al parte oficial de la fuerza.

En tanto, contó que se interrogó a los agentes para saber qué había pasado y “la versión de ellos es que se hallaban realizando un control de motos en inmediación de las calles Fotheringham y Panamá, y que intentaron detener la marcha e identificar a dos individuos que se desplazaban en una motocicleta símil a onda dax  y que éstos evadieron el control y huyeron. Y que, ante esta circunstancia, inician una persecución y el agente efectúa un disparo; ellos dicen intimidatorio pero evidentemente impactaron en ambos menores, que tenían heridas en sus piernas”, sostuvo Acuña.

Luego, según el relato de los agentes, “estas personas siguen en su huida y logran ingresar por Fotheringham e Aguará Guazú, donde salen los vecinos y se produce este hecho donde llaman al 911”.

“De allí, se trasladaron a la comisaría Cuarta donde estuvieron presentes el ayudante fiscal, Eduardo Figueroa, el director de Zona Metropolitana, comisario Mayor Rodolfo Silvestri, el inspector de turno y el jefe de la Cuarta, comisario inspector Atilio Ledesma. También se presentó, a solicitud de la Policía, el subsecretario de Derechos Humanos, Néstor Sotelo”, indicó Acuña.

Además, explicó que “sin perjuicio de que el señor no quiso hacer anoche la denuncia, la Policía inició actuaciones judiciales y administrativas para juzgar la responsabilidad de los empleados policiales. Estas actuaciones hoy van a ser derivadas al órgano de control institucional, quien seguirá con la investigación. Y desde allí se verá lo que se dispone referente a los empleados; en primer lugar, anoche el director de Zona dispuso el relevo de los mismos y fueron asignados a otras tareas, ya no más de recorridas”.

Sobre la situación procesal de los empleados, adelantó que lo dispondrá de ahora en más Daniel Turraca, fiscal especial penal de Derechos Humanos. No obstante, aclaró que “sin perjuicio de que Turraca pueda disponer o no la suspensión de ellos, también el órgano de control institucional lo puede hacer sin necesidad de que se los detenga”.

Leer más...