Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

Jessica Alegre, la madre de la adolescente que denunció un intento de secuestro en Barranqueras, dialogó con Diario TAG sobre cómo está Macarena, cómo sigue su vida y la investigación por el hecho que conmocionó a la sociedad y despertó las críticas de algunos vecinos que descreen de lo denunciado.

“Mi hija está mejor pero sigue con miedo”, sostuvo Jessica tras 24 horas de haber denunciado el lamentable hecho que vivió Macarena, de 15 años, cuando fue acorralada a dos cuadras de la Escuela 85 “Eva Duarte”,  en la ciudad portuaria, por un hombre que se bajó de una auto y quiso llevársela.

Jessica aseguró que tras la denuncia policial, no tuvo novedades de cómo sigue la investigación ni si hay avances: “No se nada, ni nadie se acercó a preguntar. Sólo me tomaron la denuncia como siempre hacen y después queda todo ahí. Nadie hace nada”, se quejó y alertó: “Ojalá Dios quiera que esto no quede así porque lo que pasó ayer mi hija, lo puede estar pasando otra chica”.

“Por suerte mi hija se supo defender porque no sé qué sería de ella sino”, advirtió la mujer respecto del relato de la menor que aseguró que el desconocido la arrastró hasta el auto, donde una mujer desde el asiento trasero trató de meterla pero ella logró zafarse.

En ese sentido, llamó a la comunidad y a las autoridades a estar alertas e investigar: “Lo que pasó Macarena no puede quedar así como si nada; son gentes de otros países que están secuestrando a las chicas/os cómo el gobierno o gente que tenga autoridad no hace algo”.

En cuanto a la reacción social en este tipo de casos, Jessica señaló: “Sé que hay personas que no creen pero lo que le pasó a Macarena no es mentira, fue un horror. Las cosas están pasando de verdad, le tocó a mi hija, se defendió y pudo escapar; ni ella sabe de dónde sacó tanta fuerza para defenderse de una persona mucho más grande que ella”, sostuvo.

MIEDO Y PREOCUPACIÓN

Para Jessica y su familia esto no terminó el martes cuando Macarena volvió a casa o tras realizar la denuncia, el miedo y la preocupación siguen latentes: “Es obvio que va a cambiar la rutina de la familia. El miedo quedó porque yo trabajo y ella se maneja sola”. Y contó que, a pesar de la zozobra, esta tarde volverá al colegio.

“Ahora cómo hago para ir a trabajar. Cómo puedo ir tranquila si lo que le pasó a mi hija no es joda. Se la quisieron llevar”, sentenció la mujer. 

Leer más...