Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Una extraña o al menos particular situación se dio en torno a un conocido empleado legislativo. Se trata de Pablo Bosch, secretario legislativo de la Cámara de Diputados, quien en su cuenta de Facebook realizó una advertencia fuera de lo habitual.

¿Qué pasó? No se sabe muy bien, pero leyendo a Pablo uno pudiera interpretar que comenzó a circular una imagen suya supuestamente adulterada. El secretario de la Legislatura denunció que estaba siendo extorsionado con un video "trucho".

Bosch alertó a sus amigos y conocidos y les pidió ayuda. En un imposible, considerando el funcionamiento de las redes sociales, el hombre busca asistencia para erradicar el video que supuestamente lo compromete.

En verdad si estaba siendo difundido un video, pocos se habían enterado hasta ese momento. Y cuando el mismo Bosch, supuesta víctima, da el alerta, el tema comienza a instalarse. ¿Qué dijo Bosch?

Dijo que el video es real, su cara es real, pero que todo es producto de una edición malintencionada. Y denunció, claro, que le exigieron dinero para no publicarlo en las redes sociales. 

Llama la atención el supuesto método utilizado por los ciber-delincuentes, algo poco conocido: dijo el empleado legislativo que atendió una videollamada, y en ese momento es que le capturan su rostro para luego "pegarlo" en un video. El video, obsceno según algunos conocidos de Bosch que dejaron comentarios, tendría un trasfondo en el que él jamás habría estado, producto de una intervención digital.

Más tarde, como si fuera poco, dijo que además del video había fotografías también "truchas" y que había rechazado el chantaje por lo que advertía que alguien podía llegar a toparse con las imágenes comprometedoras.

Y no, querido lector, no está publicado aquí el video con la supuesta adulteración, pero esta historia continuará.

 

 

Leer más...