Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Por: Gabriel Bobis (*)

Son tiempos álgidos para el mundo. El coronavirus, declarado recientemente como pandemia por la Organización Mundial de la Salud, es actualmente protagonista de la agenda pública por su impacto sanitario, social y económico. Pero junto a él, en internet circula un viejo virus: la desinformación.

Conocidas como “fake news”, las noticias falsas llegaron semanas atrás -antes de que se anuncien oficialmente casos- con la “confirmación” de un paciente positivo en la ciudad. Algo desmentido por el sanatorio privado al que le adjudicaban el falso infectado y también por el mismo Ministerio de Salud.

Pero justamente, el efecto de una noticia falsa es superior al de informaciones oficiales ya que las mismas apelan a las emociones y generan psicosis. Una desmentida de ese falso rumor no tiene el mismo alcance y genera otra respuesta: escepticismo y teorías conspirativas.

Desmentir una fake news provoca una reacción por parte de los escépticos, y es señalar que aquello que se desmiente en realidad supone “ocultar la verdad, ocultar algo”.

“Viste que era verdad lo que decía ese audio”, mencionó un lector a este medio refiriéndose a un falso mensaje de voz que circuló en Whatsapp en el que hablaban de pacientes con coronavirus en el Hospital Perrando. Con el mismo rigor informativo, fue desmentido. Pero casualmente -apenas dos días después- se anunciaron oficialmente casos positivos.

La reacción nuevamente fue especular con “tapar” la realidad, sin embargo: los primeros pacientes llegaron a la provincia un viernes -el audio circuló dos días antes-, fueron atendidos en clínicas privadas y sus muestras no se confirman en la provincia en el día sino 72 horas después en Buenos Aires.

De esta manera, y a diario, los casos de desinformación crecen y aumentan el pánico de una situación sanitaria que nos requiere informados, responsables y respetando normas de higiene y convivencia.

Malas intenciones, una aliada de las fake news

Este jueves fue ejemplo de otro caso de desinformación. Esta vez, la fake news fue más allá e inventó la muerte de un conocido ingeniero y docente de la UTN, sus derechos y el de su familia fueron vulnerados por información malintencionada que busca generar caos.

“Buenas noches gente. Les mando este audio simplemente para avisarles que el primer caso de coronavirus autóctono del ingeniero Cotichelli que estaba peleando por su vida, acaba de fallecer”, dijo un hombre con voz segura y tratando de exponer que manejaba un dato certero. La certeza finalmente es que lo que difundió era falso.

En medio de especulaciones, sensibilidad social, exceso y falta de información, generar un contenido falso y difundirlo es la síntesis de la irresponsabilidad. Inventar en un mensaje de voz la muerte de un paciente, afecta sus derechos, el de su familia y simplemente el de todos por el contexto por el que atravesamos.

"Compartir una mentira te convierte en un mentiroso", dice una de las campañas más radicales del mundo. Bajo ese lema, Malasia sancionó una ley que castiga con hasta 6 años de prisión a quienes difunde información falsa. En nuestro país, las fake news representan un “desafío jurídico”, definió Claudia Sbdar Ministra de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán.

Si la ética es un límite que puede cruzarse fácilmente, quien creó y difundió ese audio ¿lo cruzaría si existiera una legislación que lo multe?

Lo cierto es que el límite lo cruzó esa persona aún no identificada, pero también colegas, profesionales y vecinos de la provincia que compartieron como certera una “voz” dando equívocas y pésimas noticias.

Responsabilidad 

La situación actual nos llama a ser responsables. La psicosis es el efecto de la desinformación y es por ello que desde Diario TAG asumimos el compromiso de informar lo que sucede, pero lo que sucede de verdad. Si surge un rumor, trabajar en corroborar su veracidad o su falsedad. Si surgen casos confirmados, informarlos. Pero sobre todo, comunicar que las buenas prácticas de higiene ayudan a reducir la posibilidad de contagio.

Queremos contribuir desde este medio a que los vecinos de nuestra provincia accedan a información  veraz que los ayuden a tomar mejores decisiones. Como parte de nuestro compromiso, lanzamos una serie de recomendaciones para detectar cuándo una noticia es falsa.

Si es falso, no lo compartas.

Diario TAG

(*) De nuestra redacción

Hacé click y dejá tu comentario 

Leer más...
none