Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

A través de un decreto firmado por el gobernador Domingo Peppo, la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia, se constituyó como querellante en la causa que investiga la muerte de Sebastián Ponce de León. Un joven fallecido el 10 de febrero tras permanecer varios días internado en el hospital Perrando luego de ser demorado por agentes de la comisaría Segunda de Barranqueras, según fuentes policiales consultadas a Diario TAG

La causa está cartatulada como "muerte dudosa", en principio intervino la fiscal Ana Pacce, quien la remitió a la Fiscalía Especial en Derechos Humanos "por haber –presumiblemente- personal policial involucrado". Dicha fiscalía, luego de tomar algunas medidas de prueba se declaró incompetente remitiendo la causa a la Procuración General Adjunta, quien decidió que se continúe investigando, bajo la órbita del Fiscal Coordinador “C”, Sergio Cáceres Olivera. Quien contó a este medio que "se dispusieron 11 nuevas medidas probatorias entre las que se encuentran informes al Instituto de Medicina Forense, sondeo vecinal con intervención de los ayudantes fiscales, más declaraciones testimoniales y dos oficios librados al Hospital Perrando y a la sala de videovigilancia". 

El caso

El 31 de enero efectivos policiales recibieron un llamado al 911 alertando sobre un “desorden” en avenida 9 de Julio al 5000 en Barranqueras. Al llegar al lugar se solicitó apoyo y arribaron patrulleros con personal a cargo del fiscal, interviniendo la comisaría Segunda de Barranqueras. De León fue demorado y trasladado en un móvil policial a la División de Medicina Legal, de allí al Perrando donde permaneció internado con custodia policial. 

El 10 de febrero, estando en el Perrando, Ponce de León sufrió una convulsión y minutos después, falleció a causa de un "paro cardiorrespiratorio", cita el informe policial al que accedió TAG.  

Sin embargo, ese mismo día, el padre del fallecido denunció públicamente que durante la detención del 31 de enero, su hijo resultó con “lesiones gravísimas que derivaron en una insuficiencia renal aguda que desencadenó en su deceso”. 

En este marco, la fiscal en turno Ana Pacce, dispuso se instruyan actuaciones por “supuesta muerte dudosa” y que el cadáver sea derivado al Instituto de Medicina Forense para autopsia, también solicitó al Perrando la historia clínica del paciente. De esos informes, surgió que De León había fallecido por una “infección patológica”

Más tarde, intervino la Secretaría de Derechos Humanos entendiendo que podría tratarse de un hecho de violación a los DDHH; considerando, además, que el informe de la autopsia "fue determinante al concluir que la muerte de Sebastián estuvo directamente relacionada con los politraumatismos sufridos, que le provocaron una insuficiencia renal aguda". 

“El gobernador nos designó para acompañar permanentemente e instar a la constitución en querellante por parte del Estado Provincial para dilucidar las responsabilidades si las hubiese, o si existiera algún tipo de violación a los derechos humanos fundamentales de Ponce de León”, expresó la secretaria de Derechos Humanos Celeste Segovia. Quien adelantó que la querella contará con el patrocinio legal del abogado Kevin Nielsen.

En esa línea, la familia de Sebastián sostiene que "él murió en el contexto de la detención, producto del accionar policial, y pide se investigue exhaustivamente esa hipótesis".

Leer más...
none