Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

En el Día Nacional de la Prueba de VIH, Diario TAG dialogó con el coordinador del Programa de Enfermedades de Transmisión Sexual y VIH-Sida del Ministerio de Salud de Chaco, Juan Quintana, sobre la importancia de este test.

“Es una fecha que se viene promocionando hace un par de años, es para generar conciencia, que la gente lo recuerde”, señaló y agregó: “Esto tiene que ver con una apreciación de la estadística sanitaria con respecto a la epidemia del VIH que hay un 30% o un 40% de diagnósticos tardíos o de falta de diagnóstico”.

“Una de las formas que se está trabajando desde la Dirección nacional de SIDA y en el programa de la provincia es estimulando que las personas que deseen hacerse el test tenga la posibilidad, el acceso y la oportunidad de hacerlo. Entonces este día es una buena manera de recordar que los laboratorios de toda la red provincial del Ministerio de Salud Pública pueden hacer el test de VIH, no solamente en el Hospital Perrando, sino también en el Laboratorio Central, en los centros de salud que tengan laboratorio, en los hospitales cabecera de las Regiones Sanitarias de la provincia hay disponibilidad de reactivos y personal especializado que puede hacer el test”, detalló Quintana.

Por otro lado, se refirió al uso del test rápido para VIH. “Es como una cinta reactiva que da el resultado a los 20 minutos del momento en que se hace la prueba. Lo que se hace es obtener una gota de sangre del pulpejo del dedo, se trata de evitar la aguja en la vena que a veces produce bastante rechazo, y en una tira reactiva especial para detectar antígenos y anticuerpos del VIH se pone la gota de sangre y en 20 minutos uno puede ver el resultado”.

En el caso que el resultado dé positivo, “en los laboratorios se encargan de comunicar al médico que prescribió la prueba o conecta a la persona con un referente, aunque no en todos los hospitales de la provincia hay referentes de VIH, en la mayoría de ellos sí; o directamente nos referencian al programa en el Perrando”, contó.

En este sentido, Quintana precisó que “el diagnóstico definitivo se hace a través de una prueba confirmatoria, es decir que con un solo resultado que se obtiene con un test rápido o con un hecho en un laboratorio todavía no se puede decir que esa persona tiene VIH. Hay que hacer una segunda prueba y, si da positivo, sí se le puede decir al paciente que tiene VIH”.

“El método que se llama ELISA, tanto para test rápido como para los test habituales de laboratorio, tiene falsos positivos pero no tiene falsos negativos. Cuando es negativo se informa a la persona y siempre es una buena noticia”, indicó el coordinador del programa.

Campaña llevada a cabo este miércoles en la plaza central.

Una vez que se detecta el virus, el médico señaló que “hay que captar a la persona, por eso las campañas que se hacen en los hospitales y en los espacios públicos. Hay que hacer un circuito para que esa persona sea captada por el sistema de salud, que no se pierda del sistema porque eso es lo peor que nos puede pasar”.

“Se trata que siempre sea el médico o algún referente en la temática quien le comunique a la persona el resultado porque esa comunicación tiene que ser con concejería, con apoyo explicativo, con información porque no es una situación grata recibir esa noticia”, manifestó.

Sobre cada cuánto se debe hacer el test, Quintana expresó que “la recomendación es una vez al año. Algunos sostienen que cada seis meses”, y agregó: “También se trabaja desde el chequeo, que cuando la gente vaya al médico y le diga que quiere hacerse un chequeo sobre el azúcar, el colesterol y todas esas cosas, que el médico le proponga al usuario que se haga la prueba del VIH, sea cual sea la especialidad que tenga. Por ley, la prueba es absolutamente voluntaria y es confidencial. Hay que preguntarle a la persona si quiere o no quiere hacerse. En la experiencia personal, ningún paciente se niega, cuando el médico solicita y le explica que sería bueno incluirlo dentro del chequeo, la gente acepta sin problema”.

Quintana también hablo sobre lo que debería hacer el entorno de la persona a la que se le detectó el virus. “El mensaje sería que el alejamiento o el temor o el miedo nacen absolutamente de un prejuicio porque en términos médicos y biológicos el virus se contagia por la vía sexual en un 99% de los casos. Hay otros casos de contagio que son muy raros, por ejemplo en otros países es más frecuente la transmisión por el uso de drogas intravenosas, que en nuestro país es menos frecuente. Antes era a través de transfusiones de sangre, actualmente la sangre es segura”, explicó.

“La vía sexual sigue siendo la vía de transmisión casi en exclusividad del VIH. Entonces ninguna de las otras situaciones de convivencia, de compartir un espacio de trabajo, un hogar de familia, un baño, una toalla, tomar del mismo vaso o un mate significa que uno tenga que tener reparo con respecto a la transmisión”, detalló el coordinador del programa.

 

Los números

Con respecto a las estadísticas provinciales sobre la detección del VIH, Juan Quintana contó que “, históricamente, el acumulado desde el comienzo de la epidemia hasta la fecha son cerca de 3.000 personas que tienen el virus, entre ellos puede ser que haya gente que esté fallecida, que no viva más en la provincia y otras circunstancias”.

Por último, precisó que “la cantidad de personas que está bajo programa actualmente y bajo tratamiento son 750 en el sistema público de salud y estimamos que habría unas 350 personas más en el privado porque es bastante difícil obtener estadísticas en la órbita de las obras sociales”.

Leer más...
none