Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

Isolina Leiva tiene 64 años, es docente y paciente oncológica. Durante diez años, del 2002 al 2012, cuidó a su tía Celestina Roa que tiene Alzheimer y, ese último año, por un acuerdo con su primo, Rolando Kawata, hijo de Celestina, él llevó a su madre a vivir a Buenos Aires y se comprometió a cuidarla, pero, antes de irse, Celestina y Rolando le dejaron un permiso escrito de puño y letra de buena fe a Isolina para ocupación del inmueble que está ubicado en Colonia Benítez y que adquirieron a través de un crédito hipotecario del Banco Hipotecario.

Isolina, que ya vivía en esa casa con su tía, desde el 2012 y hasta la actualidad vive sola en ese domicilio que lo fue refaccionando y haciendo mejoras ya que la vivienda era precaria.

Sin embargo, desde el 28 de diciembre del 2018 fue increpada por un grupo de personas que la acusan de usurpación del inmueble. El caso fue relatado a Diario TAG por la abogada de Isolina, Inés Reina, quien contó que ese día “apareció una supuesta hija de Celestina que Isolina no conoce, siendo que sería su prima. Esta mujer fue al domicilio de Isolina en Colonia Benítez con un abogado a prepotearle, le pegaron y le propinaron empujones a Isolina, cuestionando que ella había usurpado esa casa”.

Baño químico y carpa instalados frente a la casa de Isolina.

“Esta mujer llamada Carolina Genes realizó la denuncia de usurpación en la Fiscalía N°14 de Resistencia que se radicó con el número 131 del 2019 que con la presentación de pruebas de la defensa de Isolina, en marzo, esta investigación por la supuesta usurpación quedó archivada por no haber elementos suficientes para constatar la usurpación porque la señora Genes no tiene ningún tipo de documento para decir que ella es dueña de ese inmueble y su madre Celestina no tiene uso de sus facultades porque tiene Alzheimer. O sea que esta señora dice que es su hija pero no sabemos a ciencia cierta que lo es”, indicó la abogada y agregó que Genes “sólo tiene un plano de la casa, como cualquier persona que puede ir a Catastro y pedir el plano de la parcela tanto”.

Golpes en el cuerpo de Isolina.

Luego de ese violento contacto del 28 de diciembre del año pasado, “hace dos fines de semana, el sábado 23 de marzo, Carolina Genes llegó con su marido y un grupo importante de personas, todos ellos de la provincia de Buenos Aires, fueron a la casa en litigio y otra vez le propinaron golpes a Isolina y a sus hijas y rompieron la puerta. Tuvo que intervenir la policía para sacarlos de la vivienda. Desde ese día, Isolina esta con custodia policial, con un solo policía que es una custodia muy endeble porque estas personas son muchas, están acampando en frente de la vivienda en un descampado y el intendente Sergio Phipps les habilitó un baño químico”.

Golpes en el cuerpo de Isolina y la puerta rota de su casa.

“El lunes 8 de abril a la mañana personal de SECHEEP fue a notificarle a Isolina que iban a cortarle la luz, alegando que los propietarios fueron a pedir el corte sin ningún tipo de documento y le dijeron que pague una garantía de $4.000 para que SECHEEP no le corte la luz, siento esto totalmente ilegítimo e ilegal porque hay dos causales para cortar la luz: una por falta de pago y otra por orden de un juez y acá no hay ni una cosa ni la otra”, contó Reina.

Además, la abogada señaló que “con el expediente 9.966 del 2019, se están investigando todas las lesiones propinadas a Isolina y a sus hijas el 23 de marzo, cuando no solamente les pegaron, sino que también las amenazaron de muerte. Es gente que todo el tiempo la amedrenta, la amenazan con que van a incendiarle la vivienda, le rompieron la puerta que nadie se atreve a cambiar ni arreglar porque les tienen miedo a estas personas. Y también en concurrencia con comisario de Colonia Benítez, Orlando Trangoni, y el intendente porque evidentemente acá hay una cuestión política porque sino no estaríamos hablando de que en SECHEEP den una orden de corte de luz sin ningún tipo de fundamento”.

Orden de corte de luz de SECHEEP.

“Este martes se conformó la querella con el ofrecimiento de pruebas y para que se siga la investigación por las amenazas y, por otra parte, para hacer la demanda civil por la potestad”, relató Reina y sostuvo que “Isolina no es que quiere tener la casa, sino que si la van a desalojar, que lo hagan de buena manera con el título pertinente y que le paguen todo lo que ella invirtió en la casa. Esto se hace solamente por un juicio civil pero esta gente no quiere mediar, quieren ocupar la vivienda”.

Asimismo, contó que “lo más llamativo es que Celestina tiene otras tres viviendas en el conurbano bonaerense, además de la casa en Colonia Benítez”, y cuestionó: “No sabemos si realmente estas personas son parientes de Celestina porque al no tener ella uso de sus facultades, están usando a una pobre señora con Alzheimer”.

Denuncias hechas por Isolina.

Por último, la propia Isolina dio a conocer la última situación que vivió con estas personas el martes: “Cuando me estaban pegando acá adentro, la policía estaba afuera de mi casa y ordenó el jefe Trangoni que dejen que estas personas salgan, que los efectivos no actúen. Entonces ellos se enfrentaron y dijeron que cómo no van a hacer caso a la orden de desalojar a la gente que está acampando que dio la fiscal Liliana Irala. ¿O sea que estaban esperando que me maten acá adentro? El oficial de guardia se hizo el loco, se lavó las manos y se fue, le avisó a Trangoni y él apareció después. Anoche (el martes) no dormí del dolor de brazo, el 29 de marzo termino mi licencia médica y esta gente todavía está acá agrediéndome. El comisario desobedeció a la fiscal que dio tres veces la orden y él pasa el informe que estaba todo bien. Mañana o pasado me matan y ellos van a seguir vivitos y coleando. Esto ya se pasó de castaño oscuro. Recién ahora están hablando acá los muchachos porque están cansados, porque tienen bronca contra el comisario. ‘Usted tiene que denunciar porque esta gente se va a armar otra vez y va a venir’, me dijeron. No sé ya a dónde ir a denunciar porque el comisario pasa por acá con la camioneta, ni para ni mira y ve que estoy todavía acá. Estoy re mal”, manifestó Isolina, a la espera de que esta situación se solucione pronto para que su vida vuelva a ser como antes.

Leer más...