Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

En conferencia de prensa, las diputadas Victoria Donda y Lucila de Ponti, el legislador Daniel Lipovetzky, y las artistas Luisa Kuliok y Adriana Salonia presentaron el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Acompañaron la actividad, referentes feministas locales, también la concejal Nancy Sotelo, y las legisladoras provinciales Gladys Cristaldo y Nadia García Amud.

En la primera actividad de un recorrido nacional que realizarán, los legisladores llegaron a Resistencia para debatir y difundir los principales puntos de la ley que pretende despenalizar el aborto en Argentina.

Si bien, la iniciativa legislativa ya tiene media sanción luego de un extenso debate en la Cámara de Diputados de la Nación, resta que el Senado la apruebe. Para lo cual habrá una sesión el próximo 8 de agosto.

En este marco, y teniendo en cuenta el contexto nacional que se vive, donde tanto la Iglesia como dirigentes políticos y referentes sociales se oponen a la legalización de la práctica, los legisladores decidieron recorrer el país para debatir sobre el aborto en Argentina.

"El aborto es un derecho"

"Queremos que sea ley, demasiados años las mujeres hemos cuidado a todos, a los hijos, a los esposos, hermanos. Los senadores y diputados, los hemos cuidado desde que eran un embríon, un feto, un bebé. Llegó el momento de que nos cuiden a nosotras y se termine la clandestinidad", dijo Lucila del Ponti.

A su turno, Victoria Donda manifestó que "este debate nos involucra como sociedad argentina y nos hace crecer en el espiritu democrático". "Desde algún lugar de la política, dirigentes que poco entienden lo que estamos planteando, han instalado que esta es una ley de la ciudad de Buenos Aires. Nosotros estamos recorriendo cada una de las provincias para también visibilizar, mostrar, conocer, abrazarnos con aquellas mujeres que están luchando", dijo. "En todas las provincias hay mujeres que ingresan a los hospitales por haberse sometido a abortos clandestinos y si tuvieron que atenderse, es porque estuvieron mal hechos y salen con grandes perjuicios a su salud y su cuerpo si es que quedan vivas. No estamos a favor del aborto, estamos a favor de la ley de legalización del derecho al aborto, estamos a favor de la vida", agregó.

"Del otro lado, no proponen otra cosa. Han cerrado los ojos y los oídos para no ver ni escuchar a las niñas de 10, 11 años que terminan embarazadas y muchas veces son llevadas al límite por mantener ese andamiaje de la clandestinidad. Esto pasa en Buenos Aires y en Chaco", remarcó Donda.

No ceder

Por su parte, el legislador Daniel Lipovetzky destacó el debate que se dio en la Cámara de Diputados donde pasaron más de 738 expositores. "Nunca se había dado este debate desde el retorno de la democracia, por suerte pudimos hacerlo gracias a la lucha de la Campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito", dijo. 

"La lucha por la legalización del aborto es transversal desde el origen, y todo el proceso que vinimos dando también ha sido tranversal. Participamos diputados de diferentes fuerzas políticas eso le ha dado riqueza. El proyecto que tomamos como base fue el impulsado por la Campaña, llevó la firma de 71 diputados de diferentes bloques. Eso marca que tenemos que juntarnos en los puntos que nos unen, ponerle fin a cientos de miles abortos clandestinos que se hacen en Argentina por año", aclaró.

El legislador nacional se refirió también a las presiones que legisladores nacionales recibieron antes y despues de la media sanción de la ley. En ese sentido, señaló: "Del otro lado tenemos quienes proponen mantener las cosas como está. Con mujeres que hoy corren peligro, que ponen en riesgo su vida, su salud y hasta su libertad por realizarse un aborto, es una situación que viene desde hace muchísimos años, es una situación que existe desde 1921, época en que se estableció en el Código Penal el aborto por causales, como una violación".

"Los que estan en contra del aborto pretenden volver más atrás de 1921. Propongo que volvamos en el tiempo, en esa época las mujeres no votaban, no podían ser candidatas, ni tenían la patria potestad de sus hijos y si tenían un trabajo y el marido no quería, el empleador podía echarlas. Esa normativa, con ese Congreso integrado por hombres, estableció que las mujeres podían abortar después de haber sufrido un delito terrible como la violación. Estamos discutiendo un derecho", remarcó.

"Estamos acostumbrados a las presiones, cuando votamos una ley decidimos. Ni los diputados y senadores podemos decidir en base a presiones, nos preocupa que un legislador pueda decidir. Nuestro mayor respaldo es la voluntad popular. Nos preocupan los escraches y presiones a legisladores que votaron a favor de esta ley, eso no puede pasar, vivimos en un país democrático. Estamos convencidos de que vamos a tener una ley que legalice el aborto", concluyó.

 

Leer más...