Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Nuevamente se registraron conductores en rebeldía en sendos operativos, una mujer fue detenida por negarse a entregar su moto y otro joven forcejeó con los uniformados con la intención de encerrarse en su auto.

Desde la Secretaría de Gobierno y la Subsecretaria de Transporte del Municipio de Resistencia informaron que se remolcaron 58 vehículos al corralón y hubo un boliche clausurado.

El sábado por la madrugada, una motociclista se negó a la retención de su moto por falta de casco, mantuvo una acalorada charla con los inspectores, ocasionando demoras en los puestos de control. Luego de varios minutos sin poder convencer que desista de su actitud la policía tuvo que llevarla detenida por entorpecer el procedimiento.

En otro hecho, un joven alcoholizado pretendió encerrarse en su auto negándose al traslado de su vehículo. Los agentes de la Guardia Comunitaria intentaron explicar el motivo del traslado pero el joven reaccionó de forma violenta, desobedeciendo la autoridad municipal, empujando a los agentes actuantes e intentando cerrar la puerta de su auto. El padre del infractor y propietario del auto decidió entregar la unidad y retirar a su hijo del lugar.

"La conducción en estado de ebriedad y la falta de respeto a la autoridad municipal son algunas de las infracciones más graves, que acarrean más infracciones y mayor costo económico. Con esto se busca hacer cumplir las normas viales y así poder educar y concientizar respecto de posibles incidentes en el espacio público", detallaron desde el Municipio.

En total 11 autos y 47 motos fueron trasladados al depósito municipal por diferentes infracciones, principalmente falta de casco y alcoholemia positiva.

 

Clausuras

La Municipalidad de Resistencia clausuró el local bailable Chill Bar y el área de Ruidos Molestos multó al boliche llamado 1986.

Personal de la inspección general procedió a la clausura de un bar nocturno ubicado Julio A. Roca por irregularidades en su documentación. Al parecer los dueños del local acumularon una cierta cantidad de infracciones sin presentarse al Juzgado de Faltas.

En el lugar, se efectuaron las actas de infracción y posterior clausura del local bailable con sus fajas de seguridad en el acceso principal al establecimiento, prohibiendo a su dueño realizar todo tipo de actividades en el local.

Por otro lado, la Dirección de Control Acústico confeccionó actas de infracción a un boliche situado en Vedia 82 por exceso de decibeles y falta de respeto.

Los controles fueron supervisados por el director de Control Acústico Ambiental, Ernesto Soto.

Leer más...