Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

Buscando avanzar en el mejoramiento de las veredas de Resistencia, en una nueva Consulta Ciudadana efectuada en el Domo del Centenario, el intendente Jorge Capitanich dio detalles de un relevamiento realizado por el Municipio y la Universidad Nacional del Nordeste de veredas que señala que el 54 por ciento (UNNE) de las mismas necesitan reparación. El costo para intervenir y colocarlas en condiciones regidas por la normativa vigente, podría llegar a los 188 millones de pesos, dependiendo de la modalidad de intervención y el tipo de material empleado.

Durante la exposición se mostraron varias modalidades y alternativas para la intervención de la reparación de las veredas, “cuya reparación o reconstrucción, así como el mantenimiento de la misma es responsabilidad del vecino frentista, tal cual lo estable la ordenanza 1.681”, recordó Capitanich. A su vez, la normativa prevé que las veredas sean de material antideslizante, y a su vez, contar con un sistema de empalme que no sea un obstáculo para el transeúnte.

De un total de 1.088 veredas reveladas, el 54 por ciento necesita una intervención. “Si tenemos en cuenta que las normativas además establecen el tipo de material que se debe usar en la construcción, las alternativas para reparar las veredas reveladas, que serían unos 280.000 metros cuadrados, implicaría un costo de 150 a 188 millones de pesos, dependiendo de la modalidad de intervención que se aplique y del material que se emplee”, destacó el jefe comunal.

También adelantó sobre las obligaciones de terceros en las veredas, como por ejemplo, empresas constructoras y/o aquellas que prestan servicio, como ser telefónicas, de gas, Sameep y Secheep, entre otras, cuando estas construyen, refaccionan o demuelen veredas o fachadas.

El relevamiento

Durante, la exposición, Capitanich, acompañado del secretario de Planificación Estratégica, Sebastián Agostini, dio detalles del realizado en el marco de un convenio entre el Municipio de Resistencia y el Instituto Grupo de Estudio en Movilidad, Servicios, Infraestructura y Territorio (GEMSIT) de la Facultad de Humanidades de la Unne, suscripto a mediados de 2016.

La zona de influencia del relevamiento comprendió 1.088 veredas del micro centro (440) y macro centro (648) de la capital chaqueña.

Los problemas detectados señalan un alto porcentaje de abandono en el mantenimiento (responsabilidad de frentistas); veredas en mal estado, sin baldosas que predispone la acumulación de gran cantidad de residuos; lugares que propician situación de inseguridad para los peatones, incrementándose para adultos mayores y personas con movilidad reducida; y la presencia de material inadecuado para veredas, que pone en riesgo la salud física de los transeúntes (como ser: baldosas resbaladizas, desniveles, baldosas flojas, etcétera).

En cuanto a las veredas deterioradas, en el macro centro, un 77% se debe al abandono y falta de mantenimiento, mientras que un 8% es por raíces de árboles y un 15% por la presencia de obras privadas y/o públicas.

Alternativas para la intervención

En el marco del informe, se confeccionaron alternativas para abordar la reparación de las veredas. El objetivo es, propiciar las condiciones para que frentistas puedan mejorar las veredas; avanzar en el embellecimiento de la ciudad; realizar la supervisión de la realización con material adecuado antideslizantes; y cumplir con las normas de construcción, respetando las zonas de seguridad y jardín previstos en la reglamentación.

En ese contexto, se expusieron cuatro alternativas para la intervención. La primera, es un lograr incentivo a través de certificados de crédito fiscal municipal para cancelación de tasas y tributos al vecino que realiza la reparación.

La segunda opción establece la conformación de fondo para reparación de veredas de los recursos producidos por el EMI y/o recursos provenientes de la limpieza de baldíos por la aplicación de la Ordenanza Municipal Nº 12016 de noviembre de 2016.

En cuanto a la tercera propuesta establece un cofinanciamiento entre municipio y vecino. Este último se hace cargo del suministro de los materiales necesarios y el alquiler del volquete para la reparación, mientras que la Municipalidad provee la mano de obra, dirección técnica y fiscalización de los trabajos.

La cuarta opción establece un premio al buen contribuyente. Esto consiste en un sorteo para la construcción o reparación de veredas entre los vecinos que se encuentran al día con el pago de las tasas y tributos municipales.

Otras intervenciones del Municipio

Así mismo, el intendente dio detalles de otras intervenciones que el Municipio lleva adelante en el marco del mejoramiento de las veredas y la circulación y función de las mismas.

“Es una cuestión que exige esfuerzo e inversiones, y esto implica tiempo. Es por eso que invertimos tiempo y trabajo para mejorar la infraestructura y lograr que las veredas estén en óptimas condiciones. En ese sentido, vamos a trabajar mucho en el tema del impacto del arbolado urbano y también en la construcción de rampas y también en las consideraciones que se plantean en el marco de la consulta ciudadana”, señaló Capitanich.

Así, en el marco del Plan de Arbolado Urbano, Capitanich recordó que le meta es contar con 24 árboles por cuadra, es decir 12 por frente de cada cuadra. Para ello, se estima la construcción necesaria de 10 canteros por cuadra (considerando la existencia de muchos de estos).

Así mismo, también el desarrollo de cordones y esquinas. “Además, hemos recopilado cuestiones a intervenir en 868 espacios con rampas, en lo que implica un trabajo que tiene un 77% de avance”, señaló.

El intendente destacó además el interés de diferentes sectores para trabajar mancomunadamente en la temática. “Hay interés de diferentes instituciones representativas como la Cámara de Comercio; asociaciones y entidades referente a personas con discapacidades motrices; cooperativas que realizan trabajos en el Municipio; y diferentes sectores de la comunidad”, señaló.

Por último, resaltó la importancia que genera las buenas condiciones de las veredas: “este tipo de abordaje mejora las condiciones de seguridad para los transeúntes; genera mayor limpieza y revitaliza el espacio público. Además, genera un paisaje urbano más armónico y accesible para toda la sociedad; permite veredas libres de roturas y obstáculos, y en general eleva la calidad de vida de los vecinos de nuestra ciudad”, resaltó.

De la jornada de consulta, participaron también la secretaria General del Municipio, Patricia Petray; los subsecretarios Noelia Canteros (Planificación Urbana), Jorge Alegre (Legal y Técnica), Gustavo Cicik (Gobierno y Ordenamiento Territorial), María Laura Fernández ( Urbanismo y Arquitectura) y Danilo Gualtieri (Mantenimiento y Espacio Público); y los concejales Cecilia Baroni, Juan Manuel Chapo y Rodrigo Ocampo.

El intendente destacó además el interés de diferentes sectores para trabajar mancomunadamente en la temática. “Hay interés de diferentes instituciones representativas como la Cámara de Comercio; asociaciones y entidades referente a personas con discapacidades motrices; cooperativas que realizan trabajos en el Municipio; y diferentes sectores de la comunidad”, señaló.

Por último, resaltó la importancia que genera las buenas condiciones de las veredas: “este tipo de abordaje mejora las condiciones de seguridad para los transeúntes; genera mayor limpieza y revitaliza el espacio público. Además, genera un paisaje urbano más armónico y accesible para toda la sociedad; permite veredas libres de roturas y obstáculos, y en general eleva la calidad de vida de los vecinos de nuestra ciudad”, resaltó.

Leer más...