Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

A raíz del veto que el intendente Capitanich realizó a la Ordenanza N° 12.649, la concejal María Teresa Celada, responsable por la presentación de la misma, dialogó con diferentes especialistas médicos, los cuales fueron críticos con la misma y destacaron la importancia de la disponibilidad y uso de los desfibriladores externos automáticos (DEA) en la ciudad de Resistencia.

En ese marco, los Dres. Mario Fitz Maurice y Fernando Di Tomasso, Jefes de Electrofisiología Cardíaca de Swiss Medical Group y Directores de Servicios de Electrofisiología Cardíaca de Hospitales de CABA, ratificaron el apoyo a la ordenanza sancionada que fuera impulsada por la concejal María Teresa Celada, del mismo modo que ya manifestaron su apoyo la Federación Médica, el Círculo Médico y el Colegio Médico Gremial, y criticaron el veto del Intendente Capitanich, expresando que "existe un gran ignorancia sobre el tema".

De acuerdo a lo explicado por los especialistas, "existe en la Argentina la Ley Nacional N° 27.159 que apunta a tener cardioprotección en lugares con alto volumen de visitantes por día, sean estos públicos o privados, y es el marco legal para la obligatoriedad de cardioasistir a lugares de concurrencia masiva como plazas, bancos, colegios, empresas, teatros, hoteles con más de 25 habitaciones, etc.".

"Por ende, todos los sitios con alta densidad poblacional están amparados por esta ley, que tratan sobre la prevención de muerte súbita y la obligatoriedad de contar con  la cantidad  de desfibriladores automáticos externos (DEA) necesarios según las  mediciones  realizadas  en base a las Normativas Internacionales vigentes y realizadas por personal especialista en el tema".

Respecto a la magnitud del problema de la muerte, los médicos explicaron que la misma es "la aparición repentina e inesperada de un paro cardíaco en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado".

"La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en el mundo occidental, mientras que en la Argentina, 40.000 personas al año mueren por muerte súbita, y el 15 % de ellas lo hacen en sus lugares de trabajo. Si no se recibe  atención inmediata, la consecuencia es el fallecimiento al cabo de unos minutos".

"Las medidas de reanimación cardiopulmonar (o RCP) junto al DEA pueden conseguir en la mayoría de los casos que el corazón vuelva a latir, por lo que se torna trascendental hacer que la reanimación sea esencial en los primeros minutos, ya que nos brinda un 80 % de posibilidades de llegar vivos al hospital".

"El 90 % de las muertes súbitas ocurren por una arritmia llamada Fibrilación Ventricular. El único tratamiento posible es usar un desfibrilador. Por ello, los DEA se diseñaron para uso público (por personal no sanitario) con una máxima seguridad en el tratamiento correcto ante este evento fatal. La tasa de éxito de reversión de esta arritmia con el DEA, es del 90 % si se utiliza en el primer minuto".

"Si ante una muerte súbita sólo practicamos compresiones torácicas (RCP) sin uso de un DEA, las chances de sobrevida de la víctima, en igual tiempo de auxilio, es sólo del 10 %".

Implementando la enseñanza de la reanimación cardiopulmonar básica en centros de trabajo y facilitando el acceso a desfibriladores externos automáticos (DEAs) podemos lograr salvar más vidas.

"Desde hace ya más de 10 años, en Argentina disponemos de desfibriladores DEA, equipos totalmente automatizados y diseñados para ser empleados por  personas con una mínima formación. Su uso se ha extendido por numerosas ciudades, mejorando la atención del paro cardíaco", detallaron.

"Argentina lo comprendió, y en agosto de 2015, sancionó una Ley Nacional (27.159) sobre el uso y disponibilidad de desfibriladores automáticos en lugares de concurrencia masiva, haciéndolo obligatorio".

Ante todo ello, expresaron su "lamento por la supina ignorancia del Sr. Intendente y de sus supuestos asesores expertos, máxime aún cuando la Ley Nacional N° 27.159 fue sancionada y promulgada de hecho durante su gestión en el gobierno nacional".

"Lamentamos aún más que el Departamento Ejecutivo Municipal ignore plenamente que está científicamente demostrado que un niño de tan sólo 8 o 9 años, adecuadamente entrenado, pueda lograr Tasas de Sobrevida Sin Secuelas Neurológicas superior al 90 % ante un paro cardíaco", finalizaron.

Leer más...