Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 362 4780238

Destacando la inmensa labor que realiza con los niños que asisten al hospital Garrahan de Buenos Aires, el intendente Jorge Capitanich declaró "visitante distinguido" al enfermero chaqueño Jesús Chazarreta, quien hace 27 años que trabaja en el centro hospitalario pediátrico más grande del país, y que tiene una especial mirada con los pibes que llegan derivados desde cualquier rincón del Chaco y provincias cercanas.

"Estoy muy emocionado. Realmente siento lo que se dice cosquillas en la panza, porque uno hace su trabajo desde siempre, sin esperar un reconocimiento, sino por el solo hecho de amar lo que uno hace. Y que hoy llegue este reconocimiento realmente me emociona", señaló Chazarreta, quien asistió acompañado de su familia y del referente de la Fundación Ciudad Limpia, Carlos Alabe.

Nacido el 24 de diciembre de 1952, en Paraje Pampa Yporá Guazú (Las Breñas), Jesús viajó desde niño a Buenos Aires, donde al crecer y desde hace 27 años es enfermero de niños en el hospital Nacional de Pediatría "Juan P. Garrahan".

Desde ese lugar, humilde, cálido y comprometido, sin descanso ni horario colabora desinteresadamente con la Fundación Ciudad Limpia para ayudar, tramitar o simplemente averiguar necesidades de niños que son pacientes derivados desde el Chaco hacia Buenos Aires.

"La verdad es que yo amo lo que hago, y el motor son los chicos. Yo vivo por ellos, y voy a morir por los chicos. Estoy convencido de que si volviera a nacer o tuviera la posibilidad de elegir, haría exactamente lo mismo", declaró.

El enfermero chaqueño, se encuentra en Resistencia donde justamente el próximo 12 de abril recibirá el premio de honor denominado "Honrar la Vida", que por primera vez entregará la Fundación Ciudad Limpia para reconocer la labor humanitaria, en este caso de Jesús Chazarreta. El acto se desarrollará en la Casa de la madre y el Niño, de la Casa Garrahan Chaco, a las 18 horas.

Una historia que lo marcó, y que puede continuar

Hace unos 12 años, entre sus tantas historias en su lugar de trabajo, Jesús vivió un momento que lo dejó marcado. Estando en el hall del Garrahan (en Buenos Aires), tuvo que socorrer a una nena de aproximadamente un año y meses de vida que bajó de un taxi y se estaba ahogando con la comida. El chaqueño la trasladaba a la guardia y en ese instante fue necesario que le haga una reanimación a la beba, lo cual permitió que esta llegue con vida y sea internada en el área de terapia intensiva.

En ese momento, Jesús se fue a cambiarse, ya que la niña lo ensució, y al regresar, mientras la nena ya a salvo estaba en terapia intensiva, él se enteró que tanto la madre como el abuelo de la pequeña, esa misma tarde regresaban al Chaco con la pequeña. "Lamentablemente cuando quise volver a verlos, ya no pude, y seguramente por ser gente nacida en mi provincia, quedó siempre en mi recuerdo. Por eso, desde acá, y como voy a estar hasta el 12 de abril en el Chaco, si esta gente sabe y lo recuerda, realmente, me gustaría poder saludarlos", señaló el enfermero chaqueño.

Leer más...