Ampliar
Videos, audios o fotos con info al 3624393128

En conferencia de prensa desde el Salón Obligado de Casa de Gobierno, el gobernador Jorge Capitanich anunció que la provincia debe volver a la fase 3 de la cuarentena administrada. "Es indispensable volver atrás, no podemos permitir lo que está ocurriendo ahora", afirmó. 

En ese sentido el gobernador remarcó que “los indicadores indican que retrocedimos en la tasa de duplicaciones y aumentamos en la tasa de contagios” y aclaró que habrá una “cuarentena administrada de aquí a agosto”.

Sobre esto explicó que se hará en dos etapas “en los próximos 14 días se dividirá en dos etapas. Una hasta el 1° de junio y otra hasta el 8 donde la cuarentena seguirá, pero sin fases, será una administración inteligente". 

Para esto anunció una serie de medidas. "Una mayor dureza en materia de controles estrictos como la suspensión del transporte hasta junio" y afirmó que "vamos a incrementar los mecanismos de control inteligente para saber dónde se registran los casos, con drones, y bloqueos focales”.

Además, adelantó que se incitará la “suspensión de pagos y cobros que impliquen aglomeración de personas”. 

Sobre la situación de la provincia en cuanto a la pandemia, donde Chaco es hoy la tercer provincia con mayor cantidad de casos, Capitanich aclaró que "el 97 % casos en el área metropolitana". 

Por otra parte, Capitanich expuso la situación de la provincia durante el aislamiento con un análisis a través del diagrama FODA: Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas.  

Entre las fortalezas adquiridas por la provincia en este tiempo mencionó a las inversiones en el sistema sanitario, la capacitación de recursos humanos, el diseño y ejecución de sistemas inteligentes de control, la reducción de la curva de infectados, el alto índice de testeos logrado progresivamente y decisiones de políticas públicas anticipadas ya que la provincia lleva 75 días desde la decisión de declarar la emergencia sanitaria.

Luego, entre las oportunidades a potenciar en el corto plazo destacó el cambio de hábitos y la conducta social, la regulación inteligente de la cuarentena, la conciencia individual y social, el racionamiento en la circulación de vehículos y personas, el nuevo diseño de funcionamiento urbano en el AMGR y la reducción de casos.

Mientras tanto, entre las debilidades aún por resolver marcó a la alta letalidad de casos, los contagios agrupados en clústers, la movilidad elevada, la saturación social del aislamiento, la alta informalidad laboral y la crisis social con demandas de reapertura de actividades.

Finalmente, en el apartado de amenazas, Capitanich incluyó al incumplimiento de la cuarentena, la propagación de casos en geriátricos, lugares de encierro y barrios populares con alta densidad, las 200.000 personas que pertenecen a grupos de riesgos en la provincia y a las cuales deben dirigirse todos los esfuerzos para resguardar su salud, la alta concentración de personas para cobros y pagos por y la falta de uso de herramientas digitales, y la circulación comunitaria extendida, además de los peligros que encierra el rompimiento de la barrera del AMGR con el riesgo de trasladar el virus al interior.

 

Para comentar la nota en Facebook hacé click acá

 

En desarrollo

Leer más...