Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariotag.com/a/144851

El gremio del neumático acusó al Gobierno de extorsión y el conflicto continúa

Alejandro Crespo, secretario General del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (SUTNA)

El Gobierno advirtió que se abrirían las importaciones ante la continuidad del conflicto y el SUTNA ratificó que se seguirá con el paro. En ese sentido, remarcaron que en vez de anunciar una reapertura de importaciones y facilitar dólares para esa operatoria, sería más sencillo aumentar los salarios de los 5.000 afiliados, porque de esa manera rápidamente se podrían fabricar "1.200.000 cubiertas".  

Alejandro Crespo, secretario General del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (SUTNA), acusó al Gobierno de "extorsión" y de "ponerse del lado de las empresas".

"Es una extorsión y un ataque a las paritarias de todos los gremios, al método de la negociación colectiva. Es muy grave, porque busca extorsionarnos para que firmemos una paritaria a la baja", acusó el sindicalista en una conferencia de prensa desde la sede gremial.

En ese sentido, ironizó: "Les van a dejar importar neumáticos con los dólares que el Estado no tiene".

En la misma línea, arremetió contra el ministro de Economía, Sergio Massa, quien autorizó a permitirles a las plantas "importar los neumáticos necesarios para abastecer el mercado interno".

Tras 34 reuniones fallidas con el Gobierno, el gremio rechazó la oferta de 38% de aumento salarial, que representa "una pérdida de poder adquisitivo real porque no alcanza los altos índices inflacionarios de Argentina". Además, planteó que las horas trabajadas los fines de semana se paguen al 200%.

Asimismo, Crespo denunció que en la reunión que se realizó en la sede del Palacio de Hacienda, "no estuvo presente la voz de los trabajadores, que son la otra parte del conflicto y solo se escuchó a las empresas".

"No se puede decir que tenemos que llegar a un acuerdo en 24 horas o se abren las importaciones", precisó el sindicalista.

Y añadió: "Si bien somos unos 5.000 compañeros, 5.000 familias, costaría para el país, y para todos, muchísimo menos esfuerzo económico dar ese aumento salarial que cubra la inflación que se está teniendo".

A su vez, aseguró que, en caso de llegar a un acuerdo, "en forma inmediata se tendrían las cubiertas para abastecer al mercado interno, y no, lo que hay aquí es una intromisión en una paritaria, una intromisión del Estado en forma indirecta para torcer la mesa en una parte donde hay un gobierno que se dice nacional y popular en una situación donde se pone del lado de las multinacionales en vez de los trabajadores pidiendo aumento en una disparada inflacionaria".

Hacé click y dejá tu comentario