Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariotag.com/a/133366

Los nuevos barbijos inteligentes poseen ventilación, traductor de idiomas y conexión al celular

La vacunación es sin dudas la medida más efectiva para combatir el COVID-19. En medio de una variante super contagiosa como Ómicron, junto a la distancia social, los barbijos siguen siendo la forma más responsable para cuidarnos y cuidar al resto de la población. Pero no solo la ciencia avanza con las vacunas: la tecnología está haciendo lo suyo con los tapabocas.

Eric Fouchard, un emprendedor francés de 54 años, creó un dispositivo para refrigerarse con el tapabocas. Y no solo fue premiado en su país, si no que logró distribuir su producto en la Unión Europea. En Estados Unidos fue distinguido en el stand de "inventores" del CES (Consumer Electronic Show) 2022, donde se mostraron varios tipos de ejemplares con herramientas totalmente impensadas a comienzo de la pandemia

El Aeronest tiene un pequeño dispositivo que va del lado interior del barbijo y se mantiene enganchado por imantación. En una cinta de goma se sujetan los dos elásticos del barbijo. El mismo sostén tiene un botón con el que se puede regular la intensidad de la ventilación que tira dentro del propio barbijo. Es ideal para épocas de mucho calor.

Con amplificador de voz

Razer anunció en la CES 2022 la mascarilla Zephyr Pro, un barbijo inteligente que amplifica la voz, tiene sellado hermético y RGB. En lo que respecta a seguridad, esta mascarilla cuenta con sus filtros de grado N95, que pueden ser reemplazados diariamente. Además, ofrece una mayor protección que las que podrían brindar las mascarillas normales o desechables. Esto se debe a que puede filtrar el aire inhalado y exhalado, para protegerte tanto al usuario mismo como a los que lo rodean. Estos filtros con protección bidireccional duran hasta 3 veces más que las máscaras desechables.

Razer Zephyr Pro tiene un sellado hermético de silicona suave sobre la boca y la nariz. A su vez, la mascarilla contará con un sistema de amplificación de voz, que permite aumentar hasta 60dB gracias a los altavoces conectados en un micrófono de la máscara. Además, se pueden ajustar los ventiladores entre dos modos de alta velocidad, que varían entre 4200 y 6200 RPM.

En CES 2022, Donut Robotics presentó otras de la máscara inteligente. Se trata de un dispositivo similar a una máscara facial que ayuda a las personas a conversar con otras personas mientras mantienen la distancia social.

Cuando habla una persona que usa la máscara inteligente, llamada C-Face, encima de una máscara facial, la voz de la persona se puede escuchar a través del teléfono inteligente del compañero de conversación hasta a 10 metros de distancia. El texto de la conversación también se muestra en la pantalla del teléfono inteligente.

El C-Face, que también puede traducir las palabras habladas a otros ocho idiomas, tiene un precio de unos 4.500 pesos argentinos. En Japón, se han vendido unas 6.000 unidades desde el lanzamiento del producto el año pasado.

Expresando la esperanza de que el producto se venda bien en los Estados Unidos, Taisuke Ono, director ejecutivo de la startup de robots de Tokio, dijo: "La demanda de traducción es más fuerte en los Estados Unidos que en Japón".

Barbijo experimental que brilla y detecta COVID-19

Por otro lado, investigadores de la Universidad del Prefectura de Kioto han desarrollado máscaras que usan anticuerpos de huevos de avestruz para detectar COVID-19 brillando bajo luz ultravioleta. Las células contienen anticuerpos que se unen al virus, así la máscara puede identificar el coronavirus en el aliento exhalado al iluminar la máscara con una luz fluorescente, revelando manchas provocadas por el virus.

El nuevo desarrollo, creado a fines del año pasado, utiliza anticuerpos extraídos de huevos de avestruz que han sido inyectadas con una forma inactiva y no amenazante del virus SARS-CoV-2.

La máscara ha sido desarrollada por un grupo de investigación, dirigido por el doctor en veterinaria Yasuhiro Tsukamoto, presidente de la Universidad de la Prefectura de Kioto en Japón, quien argumentó que la luz LED de un teléfono celular también se puede utilizar como fuente de luz.