Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariotag.com/a/131527

El Banco Central evalúa subir las tasas de interés, en línea con los países de la región

Está fija en 38% desde hace más de un año. El Gobierno busca contener la inflación en medio de las negociaciones con el FMI.

El Banco Central (BCRA) evalúa subir la tasa de interés de referencia, una de las herramientas monetarias típicas para contener la inflación. Pese a la incesante suba de precios, se encuentra fija en el 38% desde hace más de un año, pero finalmente se modificará en línea con los países de la región.

Hasta ahora, Martín Guzmán se resistía a hacer cambios en la tasa de interés, por entender que la diferencia entre su meta de inflación de 29% para este año y el registro actual -45,4% en el acumulado de los primeros once meses, según informó este martes el Indec- es una consecuencia de la suba internacional de los precios. Sin embargo, debería impactar en otros países, pero no registran alzas similares a las de la Argentina.

Pese a no estar ni cerca de los registros del Indec, la mayoría de los bancos centrales de la región está tomando medidas concretas de política monetaria para intentar controlar la escalada de los precios, entre ellas la suba de tasas.

La tasa de interés de referencia corresponde al rendimiento de las Letras de Liquidez (Leliq), es decir, la deuda que emite el BCRA para retirar pesos de la calle.

Según pudo saber TN, el Central analizará esta posibilidad tras conocerse la cifra de inflación de noviembre y en el marco de lo que evalúan como un "cambio de ritmo devaluatorio". El objetivo es tender a la "armonización de tasas".

Si bien solamente los bancos pueden invertir en Leliq, su tasa funciona como una referencia para otros instrumentos, como los plazos fijos. Así, una mejora en ese rendimiento aumenta el atractivo de esas inversiones y desalienta el uso de los pesos para comprar de bienes, servicios o dólares. Pero encarece a la vez el financiamiento, especialmente de las inversiones productivas.

Para el mercado, la tasa en el 38% es negativa, porque se ubica por debajo de la inflación, es decir que el rendimiento de un plazo fijo resulta menor al alza del costo de vida. Pero al Tesoro le da margen para subir los rendimientos de los bonos que coloca para captar pesos por esa vía. De esa manera, el Central licúa su stock de deuda, evita pagar una creciente carga de intereses y reduce la asistencia al fisco.

En el mercado presionan para que se ubique en torno del 50%, pero se descarta que sean esos los números que defina la autoridad monetaria. El camino sería de una modificación gradual, pequeña, para ir evaluando el comportamiento de las variables que de ello dependan y minimizar el impacto en el sector productivo.

Fuente: TN.